La pujanza de la pizarra a nivel nacional e internacional

La pujanza de la pizarra a nivel nacional e internacional está fuera de toda duda. Todos sabemos que este material en nuestro país tiene muchos fans y la demanda no hace más que aumentar cada año, lo que ha hecho que siga siendo fundamental para muchas soluciones, algo que en palabras de Pizarras y Derivados, es una magnífica noticia para el sector español, pues contamos con mucha calidad en esta materia en nuestro territorio.

La profesionalidad reconocida

En el caso de Pizarras y Derivados, ellos creen que el buen momento que tienen y del sector en general, se basa en buena medida en contar con yacimientos de calidad, y adaptándose a las necesidades que tengan los usuarios. En este sentido, la capacidad y demanda llega a ser hasta el punto de exportar a más de un veintena de países este sistema de transporte.

Las bondades de la pizarra

Entre sus principales funciones está el material de enorme resistencia y de gran belleza en el campo estético, la cual tiene diferentes tipos en cuanto a los tonos y a las texturas. En la actualidad muchas cubiertas que se ven en los tejados de bastante zonas en España que tienen a la teja como principal elemento.

Hay revestimientos que se usan desde hace muchos años no han sido ajenos en cuanto a las técnicas actuales, tanto en las técnicas constructivas como en la decoración. Por lo general se utiliza en los tejados, donde se debe usar más en la decoración de interiores por su gran atractivo en el campo estético.

Conozcamos más sobre la pizarra

Lo primero que debemos saber es que es una roca de tipo metamórfico que es formado mediante sedimentos arcillosos prensados. La parte norte de la Península es de las que cuentan con una producción más importante en el continente. Hablamos de un elemento que abunda mucho en Galicia o en las CCAA de la zona pirenaica.

La pizarra también es necesario saber que casi es inalterable. De las razones más importantes por las que se utiliza en las cubiertas es debido a la impermeabilidad, ya que es un aislante térmico ideal.

Como es compacta y no tiene poros, la pizarra es ideal para los climas fríos, puesto que no se va a resquebrajar fácilmente por la actuación de las bajas temperaturas.

La resistencia a la hora de enfrentar a las condiciones extremas cuando hablamos del clima, haciendo que resista de mejor forma ante el calor o el frío, algo que es de lo más interesantes, además de su alta resistencia al fuego.

Es sencilla la extracción en láminas finas e instalarlas en todo tipo de tejados, pues se pueden adaptar a diferentes pendientes y formas. De igual forma, también es antideslizante, algo fundamental que podemos destinar a la cobertura del suelo de la piscina o a que se hagan las tradicionales veredas hechas en pizarra en los jardines.

No debemos preocuparnos por el propio mantenimiento de la pizarra, puesto que no le afectarán ni los insectos ni los productos de origen químico. Entre las ventanas está su gran diversidad de tonos, donde gris, negro o marrón pasan a combinarse con diferentes matices rojizos o de tonalidad azulada al estar presentes junto con otros minerales.

La pizarra de calidad y debe ser instalada por profesionales

Por todo ello, si estás buscando una forma de dar cobertura eficaz y también en el apartado estético, la pizarra es una magnífica opción. Por todo ello es bueno buscar una buena pizarra y y una empresa que se encargue de la instalación de forma profesional.

No hay que jugársela con equipos poco profesionales en el apartado de instalación o mediante pizarra que sea de calidad poco fiable. Todos sabemos que esto sucede cuando queremos ahorrar dinero y en este campo, si queremos una buena pizarra, hay que pagarla como es lógico.

Nuestro deseo es que este artículo que hemos preparado para ti haya sido realmente útil a la hora de poder despejar dudas y darte cuenta de lo importante que es la pizarra, puesto que su fama viene avalada por una aplicación que en la práctica tiene unos resultados excepcionales, tanto a nivel interno como externo.

Así que ya sabes, no te olvides de solicitar el debido asesoramiento a la empresa que te instale la pizarra, de tal forma que vas a poder aprovechar todas las ventanas que puede tener para ti la utilización de un material que pasen los años que pasen sigue dando un resultado excepcional que merece la pena tener en cuenta.

El futuro de las clínicas dentales

El futuro de las clínicas dentales, como nos explican en Gabel Dental, está en que debe adaptarse bien a las necesidades que tienen los pacientes, de tal forma que se aporte al cliente la empatía y tecnología necesarias, algo vital en el presente y también de cara al futuro.

Si miramos al pasado, las clínicas dentales están defendiendo en un par de grupos, donde se ahorra en materiales, metodología o tecnología, siendo necesario que las clínicas apuesten por la excelencia como seña de identidad.

¿Qué tiene que tener una buena clínica dental?

En la actualidad es necesario que las clínicas dentales no se tienen que basar solo en profesionales de gran preparación y una dilatada experiencia en este sentido. La tecnología en el ámbito dental debe mejorar, sin duda.

La tecnología 3D es fundamental, donde es interesante ofrecer cirugía dental que ayude a una mayor precisión en las operaciones de tipo quirúrgico gracias, entre otras cosas a la tecnología 3D. Conviene no olvidar la utilización de herramientas que hacen que nuestro trabajo sea más sencillo, donde es importante hablar de los microscopios dentales o de los sistemas de radiografía TAC en 3D.

¿Qué podemos esperar del futuro dental?

Hay que tener claro que para ser una buena clínica dental es necesaria una inversión importante en tecnología dental para que se puedan hacer esta clase de tratamientos para los pacientes, así como estar a la última en cuanto a las innovaciones, las cuales pueden ser de gran utilidad a medio y largo plazo.

Estas son algunas de ellas:

Cepillo de dientes inteligente

Los dispositivos conectados abundan cada vez más a diario y en este sentido el cepillo de dientes eléctrico sigue en este sentido. Esta clase de cepillos cada vez son más habituales a diario y son muy eficientes, donde dan estadísticas, consejos y útiles consejos.

Son de gran utilidad para los pacientes que deseen tener una higiene mejor por diversos problemas y también para los pequeños que se quieran cepillar los dientes de manera más eficaz.

Prótesis digitales

Son de esas innovaciones que han ido cobrando protagonismo. El escáner intraoral ha logrado que se pueda obtener una imagen en 3D de la cavidad bucal de los pacientes, por lo que es posible diseñar e ir fabricando prótesis de manera precisa y rápida.

Realidad aumentada

Esta es otra tecnología que está viviendo un gran momento. Si aplicamos esto al sector dental, se abre un mundo nuevo para los pacientes y para los profesionales de la odontología. Un testimonio de que la tecnología de pueda aplicar de la mejor manera al diseño de las sonrisas.

Hablamos de una nueva técnica con la que los pacientes pueden visualizar cómo va a poder quedar los tratamientos, sabiendo el resultado que habrá final antes de empezar. Además, puede ayudar a que se entiendan algunos modelos o tratamientos.

Otra de las aplicaciones está relacionadas con los congresos y los cursos donde se producen las especializaciones, facilitando el aprendizaje, permitiendo la explicación de las técnicas, así como en el modelo dental.

Tele-dentista

Las nuevas tecnologías permiten que se pueda mejorar la atención primaria para los pacientes, siempre de forma económica y mucho más cómoda, la denominada teleodontología.

Pese a que es posible que pueda parecer de ciencia ficción, lo cierto es que las videollamadas han avanzado de manera importante, por lo que se puede hacer un diagnóstico con los pacientes en fase inicial, algo muy útil, en especial para los que residen en entornos rurales que se encuentren bastante apartados de las ciudades.

Hay webs como Top Doctors, que dejan claro que es una tecnología en claro auge, donde se debe saber que presencialmente es posible tomar un diagnóstico mucho más acertado. Esto se hace en las clínicas haciendo una radiografía donde es posible estudiar de manera más exacta cada uno de los casos adaptados al paciente que se trate.

Una buena forma de dejar bien claro que, las clínicas dentales, tanto en el presente como de cara al futuro, apuestan de forma decidida, por la modernidad, ya que son muchas las ventajas que ayudan a que cada vez más el servicio sea mejor y los pacientes opten por acudir a los profesionales de la odontología para resolver sus problemas o para prevenirlos.

Así que ya sabéis, si tenéis alguna duda, nuestro consejo es elegir bien la clínica dental a la que acudiréis, donde tiene gran importancia la tecnología usada, que da unos magníficos resultados de los que pueden disfrutar unos pacientes que han visto como en pocos años en sector dental ha mejorado de forma espectacular.

¿Qué es la intolerancia alimentaria?

Sabéis cómo me di cuenta que yo era intolerante a un alimento, pues bien sencillo, haciéndome un test. Y es que a veces pensamos que somos médicos o que conocemos muy bien nuestro cuerpo, y esto no es así. Está claro que si cuando comes un alimento, en mi caso las almendras, sentías que te sentaban mal, que se me quedaban en el pecho, pues algo raro había ahí. Ahora bien, lo que tenemos que hacer es realizarnos pruebas para conocer qué esta pasando en nuestro organismo.

Y la verdad es que es tan sencillo como hacer un test. Y es que como nos indican desde la Farmacia Ramón Ventura, sin saberlo, podemos tener una o más intolerancias alimentarias, , por eso en esta farmacia disponen de un servicio especializado de test de intolerancia alimentaria en Barcelona.

El problema de la intolerancia

Aunque puede sobar a un problema menos, no es así. Solo hay que comprobar que entre un 30% y 40% de la población padece intolerancia alimentaria y, en muchas ocasiones, sin ser consciente de ello, que es lo que me ocurría a mí. Su manifestación no siempre está clara y es difícil de detectar, pero da lugar a procesos molestos que afectan a nuestra calidad de vida. Como os decía, lo que tienes que estar claro es que si algo no va bien en tu cuerpo, tienes que analizarlo.

Es tan sencillo como realizar este test de intolerancia alimentaria, mediante una prueba analítica que permite detectar posibles intolerancias a alimentos comunes en nuestra dieta. En mi caso fue a algo tan sencillo como las almendras. Y es que yo no era consciente de la presencia de la almendra en muchos procesos alimentarios, y claro, mi cuerpo lo notaba. Como curiosidad, siempre que comía el famoso bombón Ferrero Rocher lo notaba. Era como si se me quedará en el pecho, me costaba respirar y casi no podía beber. Es cierto que se me pasaba con el tiempo, pero era una sensación muy mala. También me ocurrió con el famoso plato de Córdoba de mazamorra, que lo podemos definir como un tipo de “salmorejo sin tomate”, o “salmorejo de almendras”. En resumen,  la mazamorra se elabora con miga de pan, almendras crudas, aceite de oliva virgen extra, ajo, vinagre y sal. Y fue en ese viaje a la siempre bonita Córdoba cuando me di cuenta que me tenía que hacer un test

Así es el proceso

En el proceso de la intolerancia alimentaria, las células sanguíneas reaccionan frente a determinadas proteínas de alimentos intolerantes liberando sustancias patógenas (alérgenos), que son causa de diversas disfunciones corporales que van desde cefaleas persistentes a trastornos gastrointestinales, problemas dermatológicos, molestias respiratorias e, incluso, obesidad.

¿Es igual que una alergia?

No, esto tiene que quedar claro. A diferencia de las alergias alimentarias, las intolerancias son mediadas por anticuerpos IgG y, aunque los síntomas son a veces similares, varia el modo en que se determinan y, sobre todo, en el tiempo necesario para que se pongan de manifiesto.

A través de un test de intolerancia alimentaria se puede detectar cuáles son los alimentos causantes de este problema y determinar el tratamiento y dieta adecuada para minimizar el malestar.

La prueba

La prueba es muy sencilla, solo es una extracción de sangre, que sirve para determinar cómo reaccionan los anticuerpos del paciente ante determinadas sustancias-proteínas-presentes en los alimentos. Posteriormente, una interpretación de los resultados llevada a cabo por profesionales médicos, te ayuda a saber cuál es la dieta más adecuada para mantener tu salud en perfecto estado. Es el momento de cuidar la alimentación. En mi caso no fue así, pero una amiga mía que siempre había estado obesa, se hizo una pruebas de este tipo, comprobó que era intolerante a la leche y su vida cambio. Además de estar más sana perdió casi 30 kilos.

Pues estos test de intolerancia alimentaria no son caros, por 50 euros puedes solucionar u problema que seguro que te persigue desde hace años. Ten por seguro que ahora mismo son los mejores 50 euros que he invertido en mi vida en la salud. Ahora soy consciente de que no puedo comer alimentos relacionados con las almendras. Si has notado algunos de mis síntomas, ya sabes lo que tienes que hacer.

Como has podido comprobar, la intolerancia alimentaria afecta a cada persona de forma diferente: los alimentos que favorecen a una persona puedes ser perjudiciales para otra. Por ello, es necesario analizar cada caso mediante un estudio clínico personalizado.

Cómo se debe tomar el champán

El champán es una auténtica bebida festiva, ya que es sinónimo de celebración y alegría. Siempre que se abre una botella de champán hay algo que celebrar.

Pero, ¿sabes cómo se debe tomar el champán? La mayoría de la gente desconoce cómo se debe tomar el champán para poder apreciar todos sus aromas. Y es por ello que en este artículo os vamos a explicar cómo se hace de la manera correcta según los expertos, tanto la temperatura adecuada a la que se debe servir a cuáles son las mejores copas para consumirlo.

  • La temperatura ideal

Mucha gente mete las botellas de champán en la nevera o congelador un poco antes de su consumo, pero esta no es la temperatura adecuada que recomiendan los expertos. Y es que la temperatura idónea a la que se debe servir ronda entre los 8 y los 10 grados centígrados.

Si la bebida se consume demasiado fría, las características burbujas del champán se reducen, e incluso se alteran los aromas de esta deliciosa bebida. Mientras que si se sirve a más de 10 grados se dificulta el descorche, se crea demasiada espuma al servirlo y sus aromas adquieren matices distintos e incluso se enmascaran.

Es por ello importante servir el champán entre 8 y 10 grados. Para conseguir esta temperatura se puede dejar la botella de champán unos minutos en una cubitera con hielos.

Si no dispones de cubitera en el mercado encontrarás multitud de cubiteras. “Las cubiteras tradicionales son las de acero inoxidable o las realizadas en acrílico con forma de cubo. Sin embargo, ahora se pueden encontrar cubiteras originales con las que además de cumplir la función de enfriar las bebidas se puede aportar decoración divertida y llamativa perfecta para cualquier festa o celebración. Así, se pueden encontrar cubiteras con forma de bolsa para regalo, cubiteras alargadas horizontales para cuatro botellas, cubiteras con luz led en su base, e incluso con cubiteras con forma de champanero”, explican desde Giona Company, empresa que se dedica al diseño y comercialización de productos para el sector de bebidas, hostelería y catering.

Una vez que hayas dejado unos cuantos minutos la botella en la cubitera y adquiera la temperatura idónea ya se puede descorchar.

  • El descorche de la botella

Descorchar la botella de champán es uno de los momentos más importantes para degustar la bebida y es un acto festivo con su típico sonido.

Para descorchar bien la botella lo primero que hay que hacer es voltear hacia abajo y de manera suave la botella para que la temperatura del líquido sea uniforme y no se concentre únicamente en la parte de abajo. Posteriormente, hay que coger la botella por el cuerpo, retirar el alambre del corcho y el papel metálico. Ahora ya se puede inclinar la botella ligeramente evitando que apunte a ninguna persona (no se quiere ningún susto ni accidente), sujetar el corcho e ir girando la botella poco a poco hasta que suene un silbido y el típico pop. Decimos sujetar el corcho y mover la botella y es que es así como se debe hacer, en lugar de lo que la gente piensa que es que hay que mover el corcho.

Esta es la manera más segura de abrir una botella de champán, pero seguro que habrás sido testigo de descorches mucho más festivos. Normalmente, al asociarse esta bebida a fiestas se suele agitar y abrir con un chorro de espuma. Pero eso es un error, como te hemos explicado es como se descorcha la botella de champán de manera correcta.

  • Servir en la copa adecuada

Una vez que ya se ha abierto la botella de champán hay que servirlo. Y aunque te parezca mentira según los expertos las copas tipo flauta (las tradicionales que asociamos al champán) no son la mejor opción, ya que son muy delgadas y no permiten que se liberen los aromas de la bebida.

Actualmente los maestros y expertos recomiendan que el champán se sirva en copas de estilo tulipa, ya que disponen de curvas que facilitan que se desprendan los aromas de la bebida. Otra opción recomendada son las copas de vino blanco, ya que permiten saborear bien el champán y captar los aromas.

Siguiendo esta pequeña guía con la temperatura adecuada, la manera perfecta de descorchar la botella y sirviendo la bebida en las copas adecuadas podrás disfrutar del champán tal y como recomiendan los expertos para poder saborear en cada sorbo sus burbujas y aromas característicos.

Cómo preparar una cata de vino en casa

Los amantes del vino les encanta reunirse en grupos para probar nuevas cosechas y degustar lo mejor de sus colecciones. Por eso, restaurantes y viñedos ofrecen este tipo de servicios a sus clientes, en los que incluso incluyen a un especialista en materia para guiar a los comensales a través de la degustación de sabores.

Pero, ¿qué pasa cuando quieres hacer la cata en casa y ser tu el anfitrión? Sucede que en estos tiempos de pandemia, la mayoría de los planes quedan reservados solo dentro de la seguridad de nuestro hogar y con un contado grupo de allegados. Así que si, por ejemplo, quieres seguir disfrutando de la alegría que aporta un buen vino, debes preparar el evento por tu cuenta.

Y es que también, organizar con tus amigos o familia una cata de vino en casa es un plan perfecto. Aprenderás y disfrutarás a partes iguales, ya que mejorarás tus conocimientos sobre vino mientras todos se divierten.

Entonces, una vez manos a la obra, tienes que admitir que el recuerdo de una buena botella de vino difícilmente se centra sólo alrededor del vino. En cambio, lo que más se suele recordar es con quién estábamos, donde estábamos, y cómo era el ambiente o la celebración.

De ahí que, para ser un anfitrión de una cata de vino se deben reunir otras habilidades, a veces más importantes, que sólo ser un experto en vino. Y es que debes cuidar el ambiente, los acompañantes y la experiencia en sí.

Nuestros amigos de Bocopa, expertos en vinos, nos explican como llevar a cabo una cata de vino en tu casa y deleitar a todos tus invitados.

 Elige el tema para la cata de vino

El primer paso consiste en elegir la temática de los vinos que se degustarán. Por ejemplo, existen diferentes catas de vino dependiendo del tema: vinos de la misma denominación de origen, vinos de una uva en especial o vinos de una bodega en concreto. Así que deberás elegir entre las distintas variedades de tintos, blancos y rosados para comparar y diferenciar sus particulares características.

Compra la cantidad exacta del vino

Una vez elegida la temática de la cata de vino,  debemos comprar la cantidad correcta de botellas. Ten en cuenta que una botella servirá para 8-11 personas y que con catar 4 o 5 diferentes tipos de vinos será suficiente.

Un consejo para mejorar la experiencia, por  ejemplo, es preparar de antemano unas notas de cata, que consistan en una pequeña ficha por cada vino con alguna información curiosa y relevante.

No olvides tener listos los accesorios

El día de la cata de vino es importante tener preparados todos los accesorios y herramientas para que la velada salga perfecta.

Los accesorios básicos que debes tener listos para el evento son:

  • Mantel y servilletas blancas: estas son necesarias para apreciar el color del vino. El protocolo es que antes de comenzar cada cata, la copa de vino debe ir colocada delante de una servilleta blanca para así asegurarnos de apreciar los tonos reales del vino.
  • Copas: este es uno de los elementos más importantes en una cata. Para elegir las copas correctas hay que tener dos aspectos en cuenta: el número de catadores y el tipo de vino a catar. Así, lo ideal es contar con una copa por cada cata para cada consumidor para poder hacer una cata general exacta. No obstante, si no cuentas con tantas copas no pasa nada se lavan entre cata y cata. En cuanto al tipo de vino, se aconseja utilizar: copa borgoña para los blancos, copa chianti para los rosados y copa burdeos para los tintos.
  • Sacacorchos
  • Cubitera de grandes dimensiones: la cual utilizarás para mantener los vinos en perfecto estado.
  • Vasos de plástico vacíos: se repartirán uno a cada catador para que lo usen de «escupidera» en caso que alguno de tus invitados no quieran tomar un elevado exceso de alcohol o no quieran mezclar tantos sabores.
  • Vasos de plástico con agua: para refrescarse la boca entre cata y cata.
  • Decantador: este elemento no es imprescindible, pero si vas a contar con tintos puedes usarlo para que mejoren sus aromas.

Elegir el lugar de la cata

Dependiendo del número de catadores deberás elegir un lugar u otro de tu casa, donde principalmente estén cómodos y a gusto: el salón, cocina, balcón o terraza pueden ser los mejores lugares.

Es muy importante que el lugar donde realices la cata este ausente de aromas fuertes, de forma que no se mezclen con los del vino. Así mismo, el vino debe ser presentado a diferente temperatura dependiendo de los que elijas.

En cuanto a la preparación de la mesa y los utensilios, como te explicábamos antes, cada invitado debe contar con servilleta blanca, vaso de plástico como escupidera y un vaso de agua para el intercambio entre vinos.

Las botellas de vino presidirán la mesa, si esta no es lo suficientemente grande, puedes colocar mesas auxiliares rodeando la central para colocar las botellas y el resto de accesorios.

Pon el vino al punto

Para comenzar la cata de vino, es necesario que tengas en cuenta algunos preparativos previos. Por ejemplo, la temperatura de los vinos debe ser: para el blanco y el rosado, entre 6º y 8º y para el tinto, entre 17º y 20º, para vinos jóvenes o criados respectivamente.

Haz un buen maridaje

Para realizar una buena cata de vino, es recomendable acompañar la velada de algún aperitivo, el cual debe combinar con los sabores del líquido seleccionado.

Pon unos cuantos cuencos con pan blanco o picos para comer entre copa y copa, ya que te ayudarán a cambiar de sabor.

En cuanto a la comida de después, una buena alternativa es elegir productos provenientes de la misma región que el vino; siendo el queso, los dátiles, los ibéricos o el foie una apuesta segura en cualquier situación.

Eso sí, recuerda que el protagonista de la noche es el vino y por lo tanto no debes excederte con la cantidad de aperitivos que vas a ofrecer.

Empieza la cata

Desde el comienzo,  es aconsejable que haya una persona que no realice la cata y se encargue de hacer el papel de sumiller, ya que aunque muchos de tus invitados sean aficionados al vino y conozcan los pasos de una cata, tal vez en la mesa se encuentre alguna persona que no haya realizado nunca una cata de vinos. Al igual que necesitarás un arbitro si quieres realizar algún juego.

Cata y sigue

La técnica de una buena cata es seguir siempre tres etapas: color, olor (antes y después de mover la copa) y sabor.

En cuanto al orden de los vinos, se hará en función de la añada o de las características del vino: los blancos antes que los tintos, y los vinos jóvenes antes que los crianzas o reservas.

Una idea para que sea más divertido es incluir pequeños juegos durante el proceso, como por ejemplo, puedes cubrir las botellas con un trapo o papel de aluminio y realizar la cata a ciegas. Esta acción te permite dar a cada amigo un papel para hacer anotaciones de cata y/o puntuar el vino y luego comparar opiniones.

Otras ideas que te asegurarán el éxito si lo que quieres es salirte de la idea antigua de cata, formal y seria, es probar diferentes juegos o estilos para convertir una noche con amigos en un evento que recordar.

Si el grupo que has congregado tiene confianza, estará encantado de experimentar algo nuevo y divertido juntos y si por el contrario no se conocen de nada entre ellos, estas ideas les ayudarán a romper el hielo y hacer nuevas amistades:

  • Cata a ciegas: Ya conoces la tradicional cata a ciegas tapando o quitando las etiquetas del vino, para que los catadores sean capaces de adivinar qué clase de vino están degustando a través de lo que los vinos transmiten. Lo que te proponemos es que a esta le añadas la variación de taparle los ojos a los catadores, servir el vino y que estos solo se encarguen de catar sus vinos, de este modo el sentido de la vista no intervendrá y será más divertido ver como detallan las características de cada caldo.
  • Cata en parejas: este juego es bueno cuando asisten a la cata un grupo de amigos en pareja. La idea es hacer la cata a ciegas con una competición en dúos. Será muy divertido cuando las parejas deban comprobar si son capaces de ponerse de acuerdo para dar una definición.
  • Concurso de preguntas en grupos: si el número de asistentes supera los 6, puedes dividirlos en dos grupos y comenzar el juego. Verás las situaciones graciosas que se pueden dar cuando comiencen a responder las preguntas tras cada una de las catas.

Recuerda, si optas por la idea de competición o concurso, debes preparar un premio para los ganadores. Puede ser algo pequeño y significativo para el grupo o si el presupuesto te lo permite una botella de la categoría acertada, por ejemplo.

 

¿Qué tipo de copa debemos usar en cada ocasión?

Muchos de nosotros cada vez que tenemos invitados en casa o vamos a comer a un sitio de nivel, nos preguntamos ¿qué tipo de copa debemos usar en cada ocasión? Y es que, aunque no os lo creáis, lo cierto es que existe prácticamente una copa para cada ocasión y para cada bebida. Si bien es cierto que muchas veces en la comodidad de nuestro hogar siempre optamos por los mismos vasos o copas, la realidad es que cada bebida tiene sus particularidades y, con ello, un vaso o copa apropiado. No obstante, como os decimos, en nuestro día a día prácticamente podemos usar no más de 5 modelos diferentes, lo que, en muchas ocasiones cuando vamos a lugares con cierto caché, nos puede causar serios problemas y es que nos podemos encontrar con no saber en que copa debemos echar el vino, el agua, el refresco… Por todo ello, a lo largo de las siguientes líneas os queremos acercar un poco más la cultura de las copas y de los vasos y daros a conocer algunos de los más importantes junto con sus usos.

Tal y como os hemos adelantado, en cada uno de los establecimientos a los que vayamos podemos encontrarnos con diferentes copas y vasos, por lo que, sin más dilación, os presentamos algunos de los más comunes:

  • Vaso de tubo. Es un vaso que se utiliza para muchos usos. Se suelen beber en él todo tipo de refrescos, combinados, zumos y cualquier bebida de un estilo parecido. Se pueden tomar tanto bebidas alcohólicas como bebidas sin alcohol.

Es una pieza muy utilizada desde siempre y que todo el mundo acostumbra a tener en sus casas, se suele ver en aperitivos y sobremesas.

  • Vaso para el whisky. Es un vaso de cristal grueso y resistente utilizado para tomar todo tipo de whisky. Es otra de las piezas de cristalería de sobremesa, pero puede ser utilizado en cualquier momento del día. Es un vaso ancho y grueso para poder contener varios hielos y que el frío y los golpes del hielo en las paredes del vaso no lo rompa. Se sirve poca cantidad, unos dos dedos -todo depende del tamaño del vaso-. Como ocurre con las copas de vino tinto hay tamaños muy diversos en lo que respecta a los vasos de whisky.
  • Copa de coñac. Es una copa con mucha solera y fácil de identificar por su forma y tamaño. Su boca es estrecha y su “panza” muy característica, y sirven para retener los aromas del coñac y así poder disfrutar más de él. La caña es fuerte y corta. Se sirve poca cantidad y nunca con hielo.
  • Copa para el agua. Suele ser la copa de mayor tamaño de la mesa, tiene un ligero abombamiento que se utiliza para tomar el agua. El agua es la única bebida que puede servirse antes de empezar la comida. Se puede servir una cantidad bastante abundante, casi en su totalidad, dependiendo del tamaño de la copa. Si la copa es muy grande, basta con servir un poco más de la mitad. Es la primera copa que se coloca en la fila de copas, contando desde la izquierda. Si bien, como os decimos, es una más de las varias que debemos de poner en la mesa si queremos contar con una cristalería de nivel. Así, si vosotros también os queréis sumar a la tendencia actual en la que prima la calidad y el buen gusto, nosotros os recomendamos que os paséis por Giona premium glass, donde encontraréis las últimas tendencias de copas del mercado siempre con el mejor estilo y calidad de materiales para garantizar un producto de primer nivel.
  • Copa para el champán o cava. Es una copa alta y estilizada que se usa para beber el cava o el champán. Una copa así, hace que la fila de burbujas suba de manera suave hacia la superficie. Se acostumbra a servir hasta llenar un poco más de la mitad de su capacidad, en función del tamaño de la copa. Esta copa se pone al final de la hilera que forman todas las copas de la comida, o bien se coloca al final para hacer el brindis o en el momento de servir la bebida que vaya en esa copa, aunque lo mejor es colocarla desde el principio.

Las copas de vino

En lo que al vino respecta, las dos copas que más comúnmente veremos son:

  • Copa para el vino tinto. Igual que la del agua, también es una copa de gran tamaño, aunque la apertura de la boca es más estrecha que la de agua, para poder enviar el vino hacía el centro de la lengua y evitar que se dirija hacia los laterales, que es donde se encuentran las papilas gustativas que se encargan de detectar los sabores amargos. Se sirve una cantidad moderada para evitar que el vino se caliente en la copa y se coloca a la derecha de la copa de agua. En el caso de que durante la comida no vayamos a tomar vino, podemos indicar que se lleven ese tipo de copa para tener más espacio.
  • Copa para el vino blanco. Es una copa algo más estrecha que del vino tinto, y también es ligeramente más pequeña. Se usa para degustar en ella tanto vinos blancos como rosados que suelen servirse fríos. Se acostumbra a servir poca cantidad en estas copas para evitar que el vino se caliente y mantener el vino en la botella que normalmente se mantendrá dentro de una cubitera. Se sirve como un tercio de su capacidad, en función del tamaño de la copa. Su boca estrecha hace que se mantenga el aroma del vino. Se coloca a la derecha de la copa del vino tinto.