Cómo preparar una cata de vino en casa

Los amantes del vino les encanta reunirse en grupos para probar nuevas cosechas y degustar lo mejor de sus colecciones. Por eso, restaurantes y viñedos ofrecen este tipo de servicios a sus clientes, en los que incluso incluyen a un especialista en materia para guiar a los comensales a través de la degustación de sabores.

Pero, ¿qué pasa cuando quieres hacer la cata en casa y ser tu el anfitrión? Sucede que en estos tiempos de pandemia, la mayoría de los planes quedan reservados solo dentro de la seguridad de nuestro hogar y con un contado grupo de allegados. Así que si, por ejemplo, quieres seguir disfrutando de la alegría que aporta un buen vino, debes preparar el evento por tu cuenta.

Y es que también, organizar con tus amigos o familia una cata de vino en casa es un plan perfecto. Aprenderás y disfrutarás a partes iguales, ya que mejorarás tus conocimientos sobre vino mientras todos se divierten.

Entonces, una vez manos a la obra, tienes que admitir que el recuerdo de una buena botella de vino difícilmente se centra sólo alrededor del vino. En cambio, lo que más se suele recordar es con quién estábamos, donde estábamos, y cómo era el ambiente o la celebración.

De ahí que, para ser un anfitrión de una cata de vino se deben reunir otras habilidades, a veces más importantes, que sólo ser un experto en vino. Y es que debes cuidar el ambiente, los acompañantes y la experiencia en sí.

Nuestros amigos de Bocopa, expertos en vinos, nos explican como llevar a cabo una cata de vino en tu casa y deleitar a todos tus invitados.

 Elige el tema para la cata de vino

El primer paso consiste en elegir la temática de los vinos que se degustarán. Por ejemplo, existen diferentes catas de vino dependiendo del tema: vinos de la misma denominación de origen, vinos de una uva en especial o vinos de una bodega en concreto. Así que deberás elegir entre las distintas variedades de tintos, blancos y rosados para comparar y diferenciar sus particulares características.

Compra la cantidad exacta del vino

Una vez elegida la temática de la cata de vino,  debemos comprar la cantidad correcta de botellas. Ten en cuenta que una botella servirá para 8-11 personas y que con catar 4 o 5 diferentes tipos de vinos será suficiente.

Un consejo para mejorar la experiencia, por  ejemplo, es preparar de antemano unas notas de cata, que consistan en una pequeña ficha por cada vino con alguna información curiosa y relevante.

No olvides tener listos los accesorios

El día de la cata de vino es importante tener preparados todos los accesorios y herramientas para que la velada salga perfecta.

Los accesorios básicos que debes tener listos para el evento son:

  • Mantel y servilletas blancas: estas son necesarias para apreciar el color del vino. El protocolo es que antes de comenzar cada cata, la copa de vino debe ir colocada delante de una servilleta blanca para así asegurarnos de apreciar los tonos reales del vino.
  • Copas: este es uno de los elementos más importantes en una cata. Para elegir las copas correctas hay que tener dos aspectos en cuenta: el número de catadores y el tipo de vino a catar. Así, lo ideal es contar con una copa por cada cata para cada consumidor para poder hacer una cata general exacta. No obstante, si no cuentas con tantas copas no pasa nada se lavan entre cata y cata. En cuanto al tipo de vino, se aconseja utilizar: copa borgoña para los blancos, copa chianti para los rosados y copa burdeos para los tintos.
  • Sacacorchos
  • Cubitera de grandes dimensiones: la cual utilizarás para mantener los vinos en perfecto estado.
  • Vasos de plástico vacíos: se repartirán uno a cada catador para que lo usen de «escupidera» en caso que alguno de tus invitados no quieran tomar un elevado exceso de alcohol o no quieran mezclar tantos sabores.
  • Vasos de plástico con agua: para refrescarse la boca entre cata y cata.
  • Decantador: este elemento no es imprescindible, pero si vas a contar con tintos puedes usarlo para que mejoren sus aromas.

Elegir el lugar de la cata

Dependiendo del número de catadores deberás elegir un lugar u otro de tu casa, donde principalmente estén cómodos y a gusto: el salón, cocina, balcón o terraza pueden ser los mejores lugares.

Es muy importante que el lugar donde realices la cata este ausente de aromas fuertes, de forma que no se mezclen con los del vino. Así mismo, el vino debe ser presentado a diferente temperatura dependiendo de los que elijas.

En cuanto a la preparación de la mesa y los utensilios, como te explicábamos antes, cada invitado debe contar con servilleta blanca, vaso de plástico como escupidera y un vaso de agua para el intercambio entre vinos.

Las botellas de vino presidirán la mesa, si esta no es lo suficientemente grande, puedes colocar mesas auxiliares rodeando la central para colocar las botellas y el resto de accesorios.

Pon el vino al punto

Para comenzar la cata de vino, es necesario que tengas en cuenta algunos preparativos previos. Por ejemplo, la temperatura de los vinos debe ser: para el blanco y el rosado, entre 6º y 8º y para el tinto, entre 17º y 20º, para vinos jóvenes o criados respectivamente.

Haz un buen maridaje

Para realizar una buena cata de vino, es recomendable acompañar la velada de algún aperitivo, el cual debe combinar con los sabores del líquido seleccionado.

Pon unos cuantos cuencos con pan blanco o picos para comer entre copa y copa, ya que te ayudarán a cambiar de sabor.

En cuanto a la comida de después, una buena alternativa es elegir productos provenientes de la misma región que el vino; siendo el queso, los dátiles, los ibéricos o el foie una apuesta segura en cualquier situación.

Eso sí, recuerda que el protagonista de la noche es el vino y por lo tanto no debes excederte con la cantidad de aperitivos que vas a ofrecer.

Empieza la cata

Desde el comienzo,  es aconsejable que haya una persona que no realice la cata y se encargue de hacer el papel de sumiller, ya que aunque muchos de tus invitados sean aficionados al vino y conozcan los pasos de una cata, tal vez en la mesa se encuentre alguna persona que no haya realizado nunca una cata de vinos. Al igual que necesitarás un arbitro si quieres realizar algún juego.

Cata y sigue

La técnica de una buena cata es seguir siempre tres etapas: color, olor (antes y después de mover la copa) y sabor.

En cuanto al orden de los vinos, se hará en función de la añada o de las características del vino: los blancos antes que los tintos, y los vinos jóvenes antes que los crianzas o reservas.

Una idea para que sea más divertido es incluir pequeños juegos durante el proceso, como por ejemplo, puedes cubrir las botellas con un trapo o papel de aluminio y realizar la cata a ciegas. Esta acción te permite dar a cada amigo un papel para hacer anotaciones de cata y/o puntuar el vino y luego comparar opiniones.

Otras ideas que te asegurarán el éxito si lo que quieres es salirte de la idea antigua de cata, formal y seria, es probar diferentes juegos o estilos para convertir una noche con amigos en un evento que recordar.

Si el grupo que has congregado tiene confianza, estará encantado de experimentar algo nuevo y divertido juntos y si por el contrario no se conocen de nada entre ellos, estas ideas les ayudarán a romper el hielo y hacer nuevas amistades:

  • Cata a ciegas: Ya conoces la tradicional cata a ciegas tapando o quitando las etiquetas del vino, para que los catadores sean capaces de adivinar qué clase de vino están degustando a través de lo que los vinos transmiten. Lo que te proponemos es que a esta le añadas la variación de taparle los ojos a los catadores, servir el vino y que estos solo se encarguen de catar sus vinos, de este modo el sentido de la vista no intervendrá y será más divertido ver como detallan las características de cada caldo.
  • Cata en parejas: este juego es bueno cuando asisten a la cata un grupo de amigos en pareja. La idea es hacer la cata a ciegas con una competición en dúos. Será muy divertido cuando las parejas deban comprobar si son capaces de ponerse de acuerdo para dar una definición.
  • Concurso de preguntas en grupos: si el número de asistentes supera los 6, puedes dividirlos en dos grupos y comenzar el juego. Verás las situaciones graciosas que se pueden dar cuando comiencen a responder las preguntas tras cada una de las catas.

Recuerda, si optas por la idea de competición o concurso, debes preparar un premio para los ganadores. Puede ser algo pequeño y significativo para el grupo o si el presupuesto te lo permite una botella de la categoría acertada, por ejemplo.