Las tallas grandes de ropa cuentan con un público más agradecido y fiel

La ropa puede ser un asunto al que debemos más o menos importancia. Podemos ser más aficionados o menos a seguir las tendencias que se experimentan en esta actividad y adaptarnos a ellas para vestir nuestro cuerpo, pero lo que está claro es que con algo nos tenemos que vestir cada día. La ropa está compuesta por una serie de prendas que son indispensables para nuestra vida y que, de alguna manera, van a formar parte de la misma. Por tanto, conviene que nos acostumbremos a tener unas preferencias o un estilo en relación a este asunto.

Son varias las cosas que debemos tener en consideración a la hora de comprar ropa. La primera de todas ellas es la comodidad, que es básica para que no tengamos que estar preocupados ni preocupadas por la molestia que nos pueda ocasionar una prenda en concreto. En segunda instancia, no nos podemos olvidar de que estamos hablando de un tipo de artículos que nos pueden ayudar a soportar el frío del invierno y a sentirnos mucho mejor durante el verano. Finalmente, también queremos hacer incidencia en lo importante que resulta la ropa a la hora de definir nuestra personalidad, nuestra manera de ser.

Pero comprar ropa no siempre resulta especialmente agradable para según qué personas. Es muy fácil ir de compras cuando sabemos que vamos a contar con un amplio surtido sobre el que elegir, pero cuando tenemos prendas limitadas, la sensación siempre suele ser peor, siempre tenemos la sensación de que nos encontramos entre la espada y la pared porque no contamos con esa posibilidad de decidir entre un abanico más amplio de opciones. Es exactamente esto lo que ocurre con aquellas personas que tienen tallas grandes. Y la verdad es que es una auténtica injusticia que tengan que pasar por ello.

Hay un artículo muy interesante en El Periódico escrito por una lectora y que habla de que el problema que encierran las tallas grandes es precisamente el que estábamos comentando en el párrafo anterior: que la variedad es mucho menor y que eso, al final, hace que no nos sintamos tan identificados o identificadas con la ropa que terminamos comprando, algo que, por cierto, genera una influencia muy grande en la confianza que podemos sentir sobre nosotros y nosotras mismas en según qué situaciones. Quien tenga una talla grande o quien la haya tenido en algún momento de su vida sabe perfectamente lo que es esto y lo puede llegar a suponer en términos de salud mental.

Es cierto que ahora las cosas no son como antes y que se ha empezado a ser más consciente de que es imprescindible apostar también por la configuración de prendas de vestir de tallas grandes, pero imaginaros el suplicio que han tenido que sentir personas así durante buena parte de su vida. Normalmente, las personas que cuentan con más peso son discriminadas en muchos de los campos de los que se compone la vida… y tener que hacer frente a esa discriminación también a la hora de comprar ropa y comprobar que tenemos menos capacidad de elección que cualquier otra persona es duro de admitir.

Si atendemos a alguna de las cifras que se desprenden de la cantidad de gente que tiene problemas con las tallas en España, nos daremos cuenta de la gravedad de este asunto y de la necesidad de cambiar por completo la dinámica y la conciencia. Según una noticia publicada en la página web de Fashion Network, el 40% de las mujeres tenía problemas con las tallas de ropa en el año 2009 según la Organización de Consumidores y Usuarios. Se trata de un dato inadmisible y que, por desgracia, tiene que ser bastante parejo a lo que ocurre en la actualidad aunque haya descendido un poco.

Hay una tendencia social en los tiempos en los que nos movemos que viene priorizando el hecho de que nadie se queda al margen y de que nadie se sienta discriminado por ninguna razón. Creemos que la gente ahora procura evitar esa discriminación por cualquier razón y ese es motivo más que suficiente para que exista una mayor variedad de prendas y diseños de las mismas para las personas que necesiten una talla grande.

Uno de los campos de la moda que más se va a transformar de cara a los próximos años es precisamente el que tiene que ver con las tallas grandes, que está dejando de ser tabú. En La Pepa Alicante aseguran que, además, el público que usa talla grande es bastante agradecido y fiel y que eso, teniendo en cuenta la relevancia de este público en cuanto a número, es de una importancia muy grande a la hora de valorar la imagen del negocio. El campo de la moda no puede esconder a una parte de la sociedad por motivos que estén relacionados con el peso de las personas. No es justo ni tampoco de buen gusto.

Las tallas grandes ya se dejan ver en las pasarelas y en los anuncios 

Una de las mejores noticias que nos está dejando el mundo de la moda en los últimos tiempos es que ya hay vestidos de tallas grandes en algunas de las pasarelas más importantes de todo el mundo. Se trataba de una de las grandes deudas que tenía el sector de la moda con la sociedad y que está saldando con nota, si bien es cierto que, como apuntábamos más arriba, todavía queda camino por recorrer. Esto es especialmente positivo porque, si se tiene en consideración la enorme cantidad de medios de comunicación que cubren los desfiles de las principales pasarelas mundiales, se le otorga mayor visibilidad a la talla grande. Y eso va a repercutir en la aceptación que la sociedad muestre ante ella.

Además de eso, también es relevante (o, al menos, así nos lo parece desde aquí) que las tallas grandes ya sean las protagonistas de algunos de los anuncios que las marcas están desarrollando en los últimos tiempos. Esto también les concede una enorme visibilidad y también tiene un papel interesante en lo que tiene que ver con la aceptación que la gente tiene ante estas tallas. Se está haciendo un gran trabajo en este sentido y creemos que eso es digno de aplaudir. Esperamos que las cosas sigan por este camino de cara a los próximos años en la moda de todos los países del mundo.

El negocio de la moda es uno de los que más dinero mueve en todo el mundo y de los que más influencia tiene en el conjunto de la sociedad. Y, por eso, tiene que ser uno de los que dé más ejemplo. Los asuntos de los que hemos hablado en los dos párrafos anteriores justifican que así se está haciendo y que se está generando un impacto muy positivo a nivel social en todo el mundo, dando visibilidad a algo que antes no la tenía y que la necesitaba para vencer a los prejuicios que se estaban generando a su alrededor.

Cuanto más enjundia tiene un sector o una empresa en particular, más responsable tiene que ser con las cosas que hace y con la sociedad en su conjunto porque es más visible para el gran público y porque debe tener un papel que sea educador respecto a ese público. Además, son estas cosas las que pueden jugar en su favor a la hora de ir determinando su imagen de marca. Por tanto, resultaría prácticamente un suicidio para las grandes empresas que no tuvieran cuidado con aspectos como la discriminación. Estamos seguros de que los departamentos de marketing y comunicación de esas entidades son plenamente conscientes de ello y que han trabajado a pleno rendimiento para evitar problemas en este sentido.

La responsabilidad social corporativa siempre en la retina 

Un aspecto como este es básico para cualquier tipo de negocio en los tiempos que corren. Las empresas se apresuran a contar, a través de sus canales oficiales (páginas web o redes sociales, principalmente) todo lo que hacen para contribuir al buen estado de la sociedad… y está demostrado que este tipo de información le resulta muy interesante a la gente. Por eso, nunca se puede olvidar la relevancia que puede adquirir la responsabilidad social corporativa tanto a la hora de reforzar nuestra imagen de marca como a la hora de conseguir avances sociales que sean de especial necesidad.

El mundo de la moda tiene que ser respetuoso con la sociedad en la que se enmarca. Se debe tener un especial cuidado a la hora de ofrecer productos a determinados colectivos y siempre se han de tener en consideración las necesidades de cada persona. Todo el mundo tiene el derecho de disponer de ropa, con independencia de la talla que tenga. No ofrecer esa posibilidad genera problemas entre mucha gente que no encuentra algo que realmente se pueda poner. Teniendo en cuenta la importancia que tiene la ropa para sentirnos cómodos, para protegernos del frío o para representar nuestro estilo de vida o de ser, está claro que es necesario que todo el mundo tenga opciones entre las cuales elegir qué ropa comprar.

 

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Categorías
Últimas publicaciones