Los tipos de escultura

Esculpir es todo un arte. Esta disciplina es una de las que más atracción causan debido a la complejidad de su elaboración. Sin desmerecer a otras disciplinas artísticas como la pintura, pero alabando a los escultores que no solo plasman su idea, si no que lo hacen dándoles forma y en tres dimensiones. Una escultura, se puede tocar, palpar, observar desde todos los puntos y siempre ofrecerá una perspectiva diferente. Saber dar vida a un material valiéndose de las manos u otros elementos, es algo que a todos llama la atención. Independientemente de que nos guste el arte o no.

Los profanos en la materia como quien suscribe, admirados siempre ante la grandeza de los artistas, quizá sientan curiosidad por conocer un poco más sobre esta disciplina. Nuestros amigos de Esculturas Anglada, como escultores profesionales, nos han dado un repaso sobre los diferentes tipo de escultura que podemos encontrar.

Empezando por un bosquejo sobre lo que la propia palabra quiere decir. Según los profesionales, se denomina escultura al resultado de una expresión artística que consta de un proceso de tallar, esculpir, moldear y trabajar un material concreto para otorgarle una forma predefinida.

Las técnicas utilizadas pueden ser varias, según la figura que el escultor o escultora haya imaginado. Entre los materiales más utilizados, destacan el barro, la madera, la piedra o el bronce. Cualquier material rígido que pueda ser cincelado, es proclive de convertirse en una excelente escultura.

Esculpir da la capacidad a los artistas, de imitar figuras de personas, animales y objetos. Igualmente, proporciona una libertad para expresar y dar forma a los pensamientos, que no tiene rival.

Tipos de escultura

Dentro de los tipos de escultura, se distinguen siete categorías de las que vamos a hablar a continuación.

La clasificación, empieza con las esculturas de bulto redondo. Estas esculturas son las que no se encuentran adheridas o apoyadas en una pared. Estas obras en particular, se esculpen y trabajan por todos sus lados. Pueden observarse desde cualquier perspectiva, aunque, evidentemente, cuentan con una parte frontal que es la más atractiva y el centro de atención.

Otra clasificación es la de las esculturas de relieve. Estas obras, se tallan y esculpen sobre superficies planas. Opuestamente a las esculturas de bulto redondo, estas se disponen en una placa de muro. Sobre ella, se trabaja la técnica de esculpido para crear figuras en un relieve mínimamente resaltado, sobresaliendo un poco del plano.

Puesto que la madera es un material de elección fundamental en la escultura y las tallas, dentro de la clasificación, se encuentran las esculturas de madera. Las propiedades de la madera lo convierten en uno de los materiales más versátiles que permiten un moldeado y tallado fácil. Además del añadido que ofrece el aspecto natural de la madera. Su uso esta muy ligado a la tradición religiosa, como se puede comprobar en las diversas tallas de santos, dioses o Cristos.

Las esculturas de bronce no pierden notoriedad. Esta materia prima es elegida generalmente, por la resistencia que ofrece. Arma de doble filo, pues esa misma propiedad, la convierte en un material que requiere del uso de otras herramientas y técnicas más específicas. Para moldear este material es necesario un molde con la forma deseada. Este molde se cubre posteriormente de barro y luego se vierte el bronce fundido. De este modo, al enfriarse, el metal se solidificará con la forma del molde.

Esculturas de hierro como herencia de la civilización griega. El uso de este material requiere de una técnica conocida como el repujado. Mediante esta técnica, se moldea el hierro por medio de los impactos que se generan con otros hierros a diferentes temperaturas.

Un material que no podía faltar en la escultura es la piedra. Este tipo de esculturas, se trabajan con diferentes técnicas para ser esculpidos. Una de las piedras más utilizadas es el mármol. No cabe duda de la grandiosidad de este tipo de obras que artistas como Miguel Angol, dejaron para la posteridad.

El último de los tipos de escultura, son las esculturas móviles. Obras estáticas que cuentan con la implementación de elementos que dan como resultado, esculturas con movimiento que pueden generar sonidos o moverse con el viento, ofreciendo un espectáculo visual impactante.

Desde el pasado siglo, la escultura ha puesto a prueba sus propias limitaciones, por lo que las propiedades de este arte, no pueden adjudicarse a todas las esculturas. Sin embargo, todas tienen en común estos aspectos:

  • Se trata de formas duras, solidas y que mantienen su forma. A razón del material con que se hagan, serán más resistentes o flexibles o menos duraderas.
  • Transmiten un contexto estético, político o histórico.

La escultura es uno de esos artes que siempre pueden sorprendernos con su belleza y grandiosidad, a la vez que pueden transportarnos a otra época y lugar.

 

 

 

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Categorías
Últimas publicaciones