Cómo hacer la tradicional paella valenciana

La paella es uno de los platos más emblemáticos de la cocina española y que ha enamorado a paladares de todo el mundo. Y sin lugar a dudas hay una región española que cuenta con una merecida fama, siendo la paella valenciana la más reconocida. Por eso, en este artículo te vamos a explicar cómo hacer la tradicional paella valenciana. Una combinación deliciosa elaborada con arroz, pollo, conejo y verduras que seguro que te va a encantar.

Ingredientes

Lo primero de todo para elaborar esta receta es contar con los alimentos y especias adecuados. Debes tener en cuenta que los ingredientes indicados a continuación son adecuados para cuatro personas.

  • 300 gramos de arroz (preferiblemente de la variedad «bomba»)
  • 200 gramos de pollo (muslos y pechugas)
  • 200 gramos de conejo
  • 150 gramos de judías verdes
  • 150 gramos de garrofón
  • 2 tomates maduros
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento rojo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • Hebras de azafrán
  • Sal al gusto
  • 1 litro de caldo de pollo (preferiblemente casero)
  • Romero fresco

Además de estos ingredientes es necesario contar con una paellera, ya que es la olla adecuada para elaborar esta receta de manera tradicional. Existen diferentes tipos de paelleras. La tradicional es la de acero pulido, la de acero esmaltado que aguanta bien el calor, la paellera con antiadherente que es ideal para cocinar en vitrocerámica y la paella con fondo de inducción que está especialmente diseñada para estas cocinas. Optar por un tipo de paellera u otra dependerá de las necesidades de cada uno y de cómo se vaya a cocinar. Además, hay que indicar que de todos los tipos existen multitud de tamaños diferentes en función del número de comensales.

Pasos para hacer la tradicional paella valenciana

A continuación te vamos a explicar paso a paso cómo hacer la tradicional paella valenciana.

  1. Preparar los ingredientes

Lo primero de todo es preparar los ingredientes. Así, corta el pollo y el conejo en trozos pequeños y sazónalos con un poco de sal. También pela los tomates y pícalos en trozos pequeños, al igual que los ajos.

Lava las judías verdes y córtalas en trozos de aproximadamente 3 centímetros. Lava el pimiento rojo, retira las pepitas y córtalo en tiras.

  1. Calienta la paellera

Una vez tengas todos los ingredientes listos es el momento de calentar la paellera. Como ya hemos indicado anteriormente, esta sartén es fundamental para conseguir una rica paella cocinada de la manera tradicional.

Así, pon la paellera en el fuego a una temperatura media o alta. Añade un chorro de aceite de oliva generoso y cuando esté caliente añade la carne, tanto el pollo como el conejo. La carne se debe dorar por los dos lados y después retirar y reservar.

  1. Haz el sofrito

En la misma paellera y con el mismo aceite, aunque puedes añadir más si es necesario, agrega el ajo picado y el pimiento rojo. Una vez estén un poco cocinados echa el tomate picado. Estos ingredientes se deben cocinar hasta que se deshagan en un rico sofrito.

  1. Añade las verduras y el arroz

Una vez que esté hecho el sofrito ha llegado el momento de añadir las judías verdes y el garrofón. Por si no lo sabes, el garrofón es una especie de judía que destaca por ser más grande que el resto y tener un aspecto plano. Si quieres descubrir más sobre esta judía te recomendamos leer este artículo.

Así, deja las judías verdes y el garrofón durante un par de minutos en el fuego y remueve bien. Ahora echa el arroz y el pimentón dulce. Y vuelve a remover hasta que todos los ingredientes estén mezclados.

  1. Incorpora el caldo

Una vez esté todo incorporado, vierte el caldo de pollo caliente en la paellera, asegurándote de que cubra ligeramente los ingredientes. Después añade las hebras de azafrán y ajusta el punto de sal al gusto.

  1. Deja cocinar la paella

Ahora lleva la paellera a fuego alto y deja que el caldo comience a hervir. A partir de ese momento, reduce la temperatura a fuego medio-bajo y deja que la paella se cocine lentamente.

“El truco para hacer una buena paella es no remover el arroz, para que se forme la famosa capa de ‘socarrat’, que es un capa dorada y crujiente del arroz en la base”, explican desde Paellas Gigantes Rossini, empresa que elabora paellas gigantes para eventos y celebraciones.

  1. Incorpora la carne

Una vez que hayan pasado uno 10 minutos de cocción aproximadamente, distribuye los trozos de pollo y conejo ya dorados por encima del arroz. Asegúrate de hundirlos un poco en el caldo para que se cocinen correctamente. Porque la carne agregará un sabor delicioso a la paella.

  1. Controla la cocción

Durante los próximos 10-15 minutos, tienes que vigilar el nivel de líquido en la paellera. Porque si el caldo se evapora demasiado rápido y el arroz aún no está tierno, tendrás que añadir un poco más de caldo caliente o de agua. Sin embargo, evita agregar demasiado líquido, ya que podría hacer que el arroz quede blando y empapado.

  1. Deja reposar

Una vez que el arroz esté en su punto y haya absorbido la mayor parte del caldo, retira la paellera del fuego. Cubre la paella con un paño limpio y deja que repose durante unos 5 minutos. Este tiempo permitirá que los sabores se mezclen y que el arroz termine de absorber cualquier líquido restante.

  1. Sirve y disfruta

Y por último, lleva la paella a la mesa y sírvela directamente desde la paellera. La paella tradicional valenciana se sirve en porciones individuales, con cada comensal disfrutando de una porción que incluya arroz, carne y verduras. Pero también en muchas casas se pone la paella en el centro de la mesa y se degusta con una cuchara de madera.

No obstante, puedes degustar la paella como prefieras. Y acompañar con un buen vino y unos aperitivos, porque no se necesita más para disfrutar de este rico plato.

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Categorías
Últimas publicaciones