La apuesta por los plásticos biodegradables, pieza angular de la política medioambiental

Una de las tendencias más reconocidas y compartidas de los últimos años es la que tiene que ver con el cuidado del medio ambiente y del planeta en el que el ser humano vive. Y menos mal, porque la situación está empezando a ser más que preocupante a este respecto en los últimos años. Seamos claros: el ser humano ha abusado de los recursos de la Tierra en las últimas décadas y ahora, como es evidente, estamos amenazados. Eso hace necesaria una intervención, una apuesta por la mejora de las condiciones de habitabilidad del planeta.

Hemos abusado de muchas materias primas con las que, además, hemos contaminado nuestro medio ambiente, nuestra atmósfera. Uno de esos materiales ha sido el plástico, que sin duda ha sido uno de los temas centrales de todas las convenciones que han perseguido el objetivo de reducir el impacto negativo del hombre en la Tierra. Apostar por plásticos biodegradables es algo que se ha convertido en una necesidad y una tendencia en los últimos años y los trabajadores de Bioplásticos Genil, especializados en la fabricación de bolsas de plástico biodegradable, han visto multiplicado su trabajo de un tiempo a esta parte.

Un artículo publicado en la web www.europarl.europa.eu.com, relativa a las noticias que se producen día a día en torno al Parlamento Europeo, indicaba que los plásticos de un solo uso iban a estar prohibidos a partir del 2021 con objeto de mejorar todo lo que tiene que ver con nuestro medio ambiente y los recursos de los que dispone la Tierra. Platos, cubiertos y demás utensilios de plásticos tenían que desaparecer y ni que decir tiene que muchas empresas ya se han tomado la molestia de apostar por plásticos biodegradables para las bolsas y materiales de este tipo.

El portal web Xataka ya indicaba hace algún tiempo que el Gobierno de nuestro país estaba meditando el prohibir los plásticos de un solo uso para este 2021. Desde luego, lo que es evidente, atendiendo a esta información, es que las instituciones públicas se han puesto el mono de trabajo para intentar evitar que el plástico de un solo uso siga campando a sus anchas en todos y cada uno de los municipios y ciudades de la geografía española. Es evidente que hay que procurar que no siga hacia delante el uso de este tipo de material puesto que el medio ambiente depende, en buena medida, de ello.

Una cuestión que es responsabilidad de todos

Hay una cosa que debemos tener en cuenta y que es inapelable: el medio ambiente es una cosa de todos y todas. El ser humano es responsable, a título individual y colectivo, de todo lo que ocurra con el cuidado del medio ambiente. No se puede avanzar si no es con la ayuda y el compromiso de las empresas, las instituciones públicas, las asociaciones y las personas individuales. Si alguno de esos eslabones falla, está claro que habrá muchos más problemas para conseguir que la situación mejore en lo que respecta a la salud de la Tierra.

Ya hemos hecho bastante daño a nuestro entorno como para no responsabilizarnos ahora de las consecuencias. Es un asunto del que nos tenemos que concienciar y en el que hay que trabajar de una manera muy concienzuda en los próximos años. Hay países que llevan años haciéndolo, pero hay otros que todavía tienen mucho que demostrar (Estados Unidos y China, entre otros). España, por el momento, ha empezado a hacer bien las cosas. Pero ya se sabe que estos proyectos requieren de una continuidad en el tiempo para que den frutos.

Tenemos una ventaja en este sentido con respecto a la situación en la que nos encontrábamos hace tan solo unos años: los jóvenes se han dado cuenta de la importancia que tiene su actuación en todo lo que tiene que ver con el cambio climático y las necesidades imperiosas de nuestro planeta. Hay que explotar este asunto y aprovechar sus ganas de implicarse para resolver algunos de los problemas más urgentes a los que se enfrenta la raza humana en los próximos años. Desde luego, es importante que nuestro principal arma sea la conciencia.

Estamos seguros de que vamos a conseguir muchos avances en los últimos tiempos. Tenemos muchas cosas a las que agarrarnos: la conciencia de la que os hablábamos, una tecnología que es cada vez más potente y eficiente, unas energías renovables que nos hacen no tener que depender de materias primas que son limitadas… Es cierto que podemos ilusionarnos, que hay motivos para hacerlo. Pero, eso sí, no nos podemos fiar en absoluto. Relajarse no es una opción y está claro que, si nos mantenemos alerta y en guardia, tendremos más posibilidades de conseguir todos esos propósitos que, en materia medioambiental, están en nuestra agenda.

 

¿Qué es el marketing especializado o sectorial?

Seguro que conoces qué es el marketing, pero ¿sabes en qué consiste el marketing especializado o sectorial? Pues este concepto lo vamos a intentar explicar en este artículo. Porque el marketing ha evolucionado tanto en los últimos años que ya no solo valen acciones de marketing sencillas y poco estudiadas, para que sean efectivas deben tener una estrategia bien planteada.

· Qué es el marketing sectorial 

Principalmente el marketing sectorial es un tipo de marketing que se ejecuta y aplica en sectores económicos determinados. Es un marketing especializado en el sector concreto, con estrategias, canales de distribución, productos o acciones específicas para las empresas de ese área.

Y es que para que las estrategias de marketing sean lo más efectivas posibles se debe conocer muy bien el sector para establecer el mejor plan de marketing posible. También es importante saber qué está haciendo la competencia para no quedarse nunca atrás e incluso realizar acciones mucho más efectivas para conseguir captar clientes.

Además hay que tener en cuenta que en cada sector económico existen unas tendencias diferentes. Así como unas características que lo hacen único. Y el marketing especializado o sectorial tiene en cuenta todas estas cuestiones.

En definitiva, el marketing sectorial consiste en estudiar y conocer muy bien un determinado sector para poder establecer las mejores acciones y estrategias de marketing posibles con las que conseguir aumentar las ventas, captar clientes o fidelizar al público.

· Diferentes tipos de marketing sectorial 

Os decíamos que el marketing especializado o sectorial se centra en un sector concreto, por ello, hay tantos tipos de marketing sectoriales diferentes como sectores económicos. Los más conocidos son el marketing gastronómico, el marketing hotelero, el político, el sanitario y el bancario, entre otros. Y vamos a intentar explicar las tipologías más conocidas para comprender mejor el concepto.

· Marketing gastronómico

El marketing gastronómico es un tipo especializado en gastronomía y restauración. Engloba unas acciones, técnicas y estrategias concretas que buscan atraer clientes a un restaurante, fidelizar la clientela y conseguir una buena reputación.

Por supuesto, al igual que en otras áreas, las estrategias y acciones van cambiando en función de las necesidades de cada establecimiento, los comportamientos de los clientes y la respuesta del público objetivo.

Pero el marketing gastronómico si se ejecuta bien puede hacer que un establecimiento aumente considerablemente sus ventas. Las principales estrategias que se aprecian en este campo tienen que ver con las redes sociales o cuidar la reputación con la gestión de opiniones en las diferentes plataformas especializadas como TripAdvisor o Google My Business. También en el marketing gastronómico tiene mucha fuerza la fotografía, ya que este contenido debe transmitir la calidad de los platos, su estilo e incitar a los usuarios a probarlos simplemente a través de la vista, siendo que en la gastronomía son muy importantes el gusto y el olfato. Pero en los canales promocionales (de momento) tan solo se puede tentar a través de la vista, por lo que la fotografía gastronómica es muy importante.

En el marketing gastronómico también es habitual realizar acciones promocionales con influencers. Los restaurantes invitan a influencers a su establecimiento, les pagan con una invitación a sus platos, mientras que a cambio reciben publicidad en las redes sociales de los influencers que cuentan con miles de seguidores. Este tipo de estrategia puede ser controvertida, pero está más que demostrado que puede ser muy beneficiosa para los negocios. Y es que pongamos un ejemplo, invitamos a un influencer a comer en nuestro establecimiento. La cuenta de esa persona es de 50-80 euros. Sin embargo, gracias a las historias que ha publicado en sus redes sociales obtenemos cuatro reservas en muy pocas horas y la cuenta en Instagram de nuestro negocio ha sumado 100 seguidores nuevos. Ese pago en especie ha superado el ROI de muchas campañas de marketing digital. Aunque como cualquier otra estrategia se debe realizar con conocimientos, hay que escoger bien a los influencers para llegar al público objetivo que deseamos captar.

· Marketing hotelero 

El marketing hotelero está orientado a establecimientos o alojamientos turísticos y al igual que las otras tipologías cuenta con unas características concretas. “El marketing hotelero se aplica en hoteles, casas rurales, hostales, apartamentos turísticos, campings y en cualquier tipo de alojamiento turístico. Es un conjunto de medidas que pretenden aumentar la visibilidad de un establecimiento, mejorar la exposición en Internet para aumentar las reservas o conseguir mayor tráfico web a las páginas oficiales para conseguir que aumenten las ventas por esta vía y evitar las comisiones de otras plataformas”, explican desde HotelUP Consulting, empresa especializada en marketing hotelero.

Entre las diferentes estrategias que se realizan en el marketing hotelero hay que destacar las del entorno digital como son el posicionamiento orgánico en buscadores (SEO), el posicionamiento (SEM), campañas de email marketing para conseguir fidelización y que los clientes vuelvan a pasar sus vacaciones en los hoteles, mejorar la reputación online. También las redes sociales tienen un importante valor en el marketing hotelero.

· Marketing bancario o financiero 

Otro tipo de marketing sectorial famoso es el marketing bancario o financiero, que tiene como objetivo comercializar los diferentes productos financieros de los bancos y sobre todo reforzar la imagen de marca de la empresa para transmitir confianza. Y es que en este tipo de sector la confianza es fundamental.

Entre las principales estrategias del marketing bancario se encuentra la personalización de la experiencia para conseguir la mayor satisfacción posible para cada cliente, transmitir seguridad y crear imagen de marca o sentimiento de pertenencia.

· Marketing político 

Entre los tipos de marketing sectorial más conocidos no podía faltar el marketing político, ya que tiene un valor muy importante en la sociedad. Como habrás imaginado el marketing político busca mejorar la reputación de un político o un partido en general con el objetivo de ganar adeptos y votos.

En el marketing político es muy importante el análisis del mercado electoral, saber qué es lo que quiere y necesita la sociedad para intentar adaptar las estrategias a esas necesidades. Construir una imagen de marca a través del branding también es muy importante en el marketing político, pero una de las técnicas que más se utilizan en este sector tiene que ver con las emociones. Los políticos deben emocionar a su público para garantizar los votos y este juego de las emociones se puede ver en los eslóganes de las campañas y en los discursos de los políticos. En muchas ocasiones los representantes no ofrecen ideas ni propuestas concretas, sino que se centran en mensajes que recurren a los sentimientos, como son el miedo, la ira o incluso la venganza.

También en los últimos años en el marketing político se ha recurrido a una técnica que consiste en la personalización de los políticos. Ya no se tiende a ver a los políticos como representantes públicos de los que conocemos su trayectoria o estudios, ahora se ve a los políticos como padres o madres de familia, aficionados al deporte o incluso se conoce su orientación sexual. Y esto no busca otra cosa que la sociedad se vea representada en ellos.

· Marketing sanitario 

Y el último tipo de marketing sectorial que queremos destacar es el marketing sanitario porque también tiene un gran peso. Además es bastante curioso, porque este tipo de marketing se basa primero en captar, pero también en acompañar a los pacientes en todo el proceso y conseguir fidelización.

También hay que indicar que el marketing sanitario es bastante amplio, ya que se aplica en diferentes especialidades o centros diferentes como hospitales privados, clínicas dentales, centros oftalmológicos, o médicos privados.

Las estrategias del marketing sanitario son muy amplias, desde publicidad tradicional en medios de comunicación o promoción a través de canales digitales como redes sociales o Internet. Pero hay que destacar que en sector sector es muy importante la confianza, seguridad y profesionalidad, que es lo que todas las empresas sanitarias quieren reflejar.

En definitiva, existen tantos tipos de marketing especializado como áreas o sectores económicos, por lo que sería imposible hablar de todos ellos. Pero hemos explicado los más famosos o conocidos.

Aumenta la venta de productos de limpieza

Hoy mismo he leído un artículo sobre cómo han cambiado nuestros hábitos de compra en tiempos de Covid19 y hay cosas que resultan realmente obvias, como que hemos gastado mucho menos en ocio y turismo, pero otras que resultan muy curiosas, como que estamos comprando más cerveza y vino en los supermercados que antes. Esto último es algo que si nos paramos a pensar no es tan extraño: si no nos podemos tomar la cañita en el bar de tapeo elegido pues nos la tomamos en casa ¿no? pero no deja de ser curioso.

Según esta noticia de Nius Diario estamos gastando menos en restaurantes y hoteles (obvio) pero muchísimo más en alimentos y bebidas no alcohólicas. ¿Alguien dudaba que esto iba a pasar? Lo normal ahora es que llegue un sábado y te quedes en casa por la noche. Muchas comunidades tienen toque de queda a las 22:00, en otras además no se puede quedar con nadie ajeno al núcleo familiar de convivientes, en otras la hostelería está cerrada o solo pueden abrir hasta las 18:00…. La conclusión final es que lo que nos queda es pasear un rato en familia para tomar el sol, o que nos dé un poco el aire y luego ir a casa a pasar las horas lo mejor posible.

Hay familias que, como nosotros, intentamos seguir haciendo cosas que mantengan entretenidos a los niños. Por ejemplo, la semana pasada cogimos la pelota y nos fuimos a un parque enorme que hay en mi ciudad donde hay espacio de sobra para pasar el rato en familia. Lógicamente los columpios estaban cerrados pero pudimos descansar, jugar al escondite y pasarnos la pelota. Luego a comer a casa, por supuesto, pero antes nos hicimos un aperitivo con una cervecita fresca mientras cocinábamos que nos sentó de lujo. Por la tarde una buena peli después de comer y sobre las 18:30 una partida, o dos, a un juego de mesa. Tenemos muchos, cada día elije un miembro de la familia y así no hay peleas. Después a preparar una rica cena y disfrutar de una agradable velada en familia.

A veces lo de agradable se complica, porque tenemos a niños enfadados que se gritan y pelean, pero al menos intentamos mantener la calma por todos los medios posibles.

Todo eso implica que el gasto fuera de casa se reduce mientras que el que se hace dentro aumenta. Lógicamente si antes me iba a cenar de tapeo de vez en cuando o me tomaba el aperitivo fuera, ahora lo hago dentro de casa lo que implica que compro más productos en el supermercado. Antes casi nunca compraba cerveza, ahora compro alguna lata para el finde o un par de botellas. También compro ahora latas de aperitivo, como mejillones o berberechos, y compro cosas especiales para comer y cenar los fines de semana como arreglo de paella, calamares, algún pescado rico o un costillar para hacer al horno. Conclusión, mi cuenta en el supermercado ha subido pero estamos ahorrando mucho en ocio, tal y como dice el artículo de Nius.

Ahora bien, lo que sí me ha llamado la atención es que se esté vendiendo ahora muchísimo más en lo que a productos de limpieza se refiere. Entiendo completamente que el tema de la pandemia ha provocado la aparición de nuevos productos que llevan alcohol por ejemplo, o un alto grado de desinfección, y que todos compramos geles hidroalcohólicos para llevar en el bolsillo del pantalón pero, por lo menos en mi casa, compro la misma cantidad de friega suelos, de lejía o de limpia cristales.

El año pasado limpiaba mi vivienda a la perfección, y este año hago exactamente lo mismo así que mi pregunta es ¿por qué está la ciudadanía ahora limpiando más? ¿es que antes no limpiaban bien? ¿es que to limpio mal por no limpiar más?

Desde que empezó la pandemia compro desinfectantes biocidas en Stocknet, una empresa de limpieza que vende al por menor y al por mayor, y eso significa que he cambiado mis hábitos de compra ya que antes compraba todos los productos de limpieza en el típico supermercado de barrio o gran superficie, pero eso no significa que esté comprando más ¿me seguís? Lo que he hecho es cambiar unos productos por otros ya que intento comprar lo mejor para estar más tranquila, básicamente.

A mi hermana le paso algo similar. Antes compraba todo en el supermercado y luego empezó a buscar grandes marcas o tiendas especializadas para quedarse más tranquila cuando limpia en casa y lo que ha hecho es cambiar su compra de productos de Mercadona o Carrefour por una compra mensual a Chiwawap, otra empresa de productos de limpieza muy reconocida a nivel online.

Al final, no estamos comprando más, sino diferente. Eso significa que por nuestra parte la cesta de la compra ha cambiado en lo que a limpieza se refiere, sí, pero no en cantidad, sino en productos.

¿Ahorraremos más?

Ahora mi pregunta es si las familias ahorrarán más este año que años anteriores o es solo un espejismo. La teoría dice que cenar o comer fuera de casa siempre es más caro porque no solo pagas el producto sino las manos que lo cocinan, los camareros que te lo sirven y, por supuesto, el espacio que ocupas en una terraza o en el salón del establecimiento de hostelería. Eso debería implicar que si ahora las cenas y comidas que antes hacíamos fuera de casa las hacemos en familia y en nuestro salón el gasto mensual debería bajar ¿no? Aunque hay que recordar que habrá mucha gente que esté encargando cenar o comidas a restaurantes a domicilio, por lo que igual en realidad el ahorro no es tanto.

Pero sigamos con mi teoría, si comemos en casa y cocinamos nosotros todo sale más barato, ¿no? Además, ya no gastamos casi nada fuera, ni en caprichos de los niños ni en nada de ocio para toda la familia: no vamos al cine, no vamos al zoo, no vamos a ningún sitio en el que haya que pagar. Entonces, ¿nuestro gasto de ocio se ha reducido mucho? ¿Estamos seguros? Pues depende porque en casa hemos pasado de no tener nada de televisión contratada a disponer de Netflix y Disney Plus. Pero es que mi hermana, además, tiene también HBO compartido con unos amigos y aunque el gasto no es muy elevado (en mi caso son 20 euros al mes), al final todo suma y es algo que antes no pagábamos.

Incluso sé de familias que se han comprado una consola nueva, de esas interactivas para jugar todos juntos, por lo que hablamos de un gasto importante de golpe que si dividimos en varios meses igual no hemos reducido tanto como pensamos el gasto en ocio de la familia ¿no creéis?

Personalmente creo que la pandemia nos está cambiado, más o menos, y nos está convirtiendo en ciudadanos nórdicos que pasan más tiempo en casa que fuera de ella y, por lo tanto, estamos consumiendo el ocio que más o menos consumen ellos. También creo que cuando todo esto se normalice, si es que se puede hablar en esos términos, nosotros volveremos a nuestras andadas y aunque tal vez algunos hábitos se queden con nosotros, la mayoría de los ciudadanos volverán a la calle, a los bares de tapas, al paseo al sol y a la vida al aire libre.

No sé si al final ahorraremos algo o no con todo esto, es cuestión de esperar algunos meses para comprobarlo, pero por ahora creo que no va a ser nuestro caso. ¿Y tú qué piensas?