El olíbano, “de sudor de los dioses a incienso mágico”

¿Sabías que el olíbano fue uno de los tesoros encontrados en la tumba de Tutankamón? Este antiguo incienso, el olíbano, era de gran valor en el antiguo Egipto y desempeñó un papel importante en los rituales religiosos y en las prácticas funerarias.

La tumba de Tutankamón se descubrió en 1922 por el arqueólogo británico Howard Carter. En su interior se encontró una gran cantidad de tesoros y objetos funerarios, entre ellos olíbano. Y el hallazgo de esta resina en la tumba del faraón más joven y famoso del antiguo Egipto fue un momento histórico y fascinante. 

Se cree que el olíbano en su tumba tenía un significado simbólico y espiritual. Su uso en la tumba del faraón podría haber sido para proteger y purificar su espíritu en su viaje al más allá.  Además, se pensaba que su aroma ayudaba a guiar a los muertos hacia la vida eterna, como bien saben en Palacio de incienso, ya que Alberto y Cristina venden productos esotéricos en su web desde 2019, que elaboran de forma artesanal, como velas, incienso y colgantes. 

El olíbano en la historia de Egipto: “el sudor de los dioses” 

El olíbano y la historia de Egipto han mantenido una relación estrecha y duradera. El incienso aromático, con propiedades terapéuticas y uso en ceremonias religiosas, ha dejado huella en la cultura egipcia a lo largo de los siglos. 

Al olíbano también se le conoce como el incienso de Boswellia y se ha utilizado en Egipto desde tiempos ancestrales. Se considera que su origen se remonta a más de 6.000 años. 

Los egipcios atribuían a este incienso aromático propiedades místicas y curativas. Se utilizaba en rituales religiosos para honrar a los dioses y comunicarse con el mundo espiritual. 

También se pensaba que el olíbano tenía poderes purificadores y protectores. Por ello, se utilizaba en templos para limpiar el ambiente y alejar a los espíritus malignos. 

Pero no solo tenía un papel religioso, en el antiguo Egipto también era un elemento importante de la vida cotidiana. Lo utilizaban como perfume en las ceremonias de belleza y en los rituales funerarios para embalsamar a los difuntos. 

También se consideraba un símbolo de estatus y se utilizaba en los hogares para aromatizar y purificar el ambiente.

La importancia del olíbano en la sociedad egipcia ha quedado reflejada en los mitos y leyendas que rodean su historia. Según la mitología egipcia, el olíbano era el resultado de las lágrimas del dios Ra. Se pensaba que el dios Sol lloraba al caer en la tierra, y esas lágrimas se convertían en resina de olíbano. 

Además, el incienso aromático desempeñó un papel crucial en el comercio de Egipto. Los egipcios exportaban este incienso a otras civilizaciones y se convirtió en una de las principales fuentes de ingreso del país. También se utilizaba como regalo en las relaciones diplomáticas. 

Se considera que el olíbano tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Se utiliza en la medicina tradicional para tratar afecciones respiratorias, enfermedades de la piel y problemas emocionales. 

En la actualidad, el olíbano sigue siendo un elemento importante en la cultura egipcia. Se utiliza en ceremonias religiosas y rituales de belleza. Su fragancia se utiliza en perfumes. También se sigue exportando a diferentes países, así se mantiene la tradición y el legado de este incienso milenario. 

El olíbano en la historia de la Biblia: “perfume blanco”

El olíbano se menciona en varios pasajes de la Biblia. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias al incienso milenario, sobre todo en el libro del Éxodo. Un ejemplo es el capítulo 30, verso 34, en el que Dios le da instrucciones específicas a Moisés para la creación de un incienso sagrado. Estaría compuesto de diferentes hierbas y especias y el olíbano sería el protagonista. El incienso era utilizado para culto religioso y se quemaba como ofrenda a Dios. 

“Tomó Moisés el aceite de la unción, y ungió el tabernáculo y todo lo que había en él, y lo consagró. Luego ungió el altar del holocausto y todos sus utensilios, y lo consagró. También ungió el altar de incienso y lo consagró…”

La palabra hebrea para olíbano se pronuncia “levoná” y significa “perfume blanco”. Por esta razón, el incienso milenario está asociado a la pureza y a la santidad. Se cree que su aroma conecta al ser humano con lo divino, y su humo cuando asciende es el símbolo de las oraciones y del deseo de que se eleven hacia el cielo. 

En el Nuevo Testamento también hay referencias al olíbano. En el libro de Mateo, capítulo 2, verso 11, se menciona a los Reyes Magos cuando ofrecieron al Niño Jesús oro, incienso y mirra. El incienso, se piensa que era olíbano y esto resalta su valor. 

“El incienso mágico”

El olíbano, también llamado “incienso mágico» es de las resinas más utilizadas en el mundo. Su nombre científico es Boswellia y se obtiene de los árboles del género Boswellia. Esta resina ha sido apreciada durante siglos por su olor único y por sus propiedades místicas. 

El aroma del olíbano se asemeja a una mezcla de cítricos, pino y un toque de especias. Su olor es mágico y envolvente. 

Los primeros registros del uso del olíbano se remontan a la antigua Mesopotamia, donde se usaba en rituales religiosos. Se quemaba en los templos para honrar a los dioses y para purificar los espacios sagrados. 

El olíbano se convirtió en una mercancía muy valiosa en el mundo antiguo y se comercializaba en la Edad Media a lo largo de la Ruta de la Seda y se intercambiaba por otras mercancías valiosas. 

Respecto a su simbología, se ha asociado con numerosos significados simbólicos, como un símbolo de pureza, espiritualidad y paz. En la Biblia se asocia con la santidad y la presencia de Dios. 

El olíbano también se asocia con la salud y la longevidad, porque se cree que su humo purifica el aire y protege de enfermedades. 

El incienso mágico: el olíbano se ha utilizado durante siglos en la alquimia y en la magia. Se considera que tiene propiedades mágicas, como la capacidad de atraer la buena suerte, la protección y la sanación. 

Leyendas del antiguo Egipto, del mundo árabe, del ave fénix y del árbol de la vida

Terminamos el artículo con cuatro leyendas sobre el olíbano, son las siguientes: 

  • Leyenda del antiguo Egipto. Una leyenda egipcia cuenta la historia de cómo el olíbano llegó a la tierra. Se dice que los dioses crearon el olíbano para ayudar a las personas a comunicarse con ellos. El olíbano tenía un aroma dulce y penetrante que los dioses disfrutaban. Cuando las personas quemaban olíbano, los dioses podían sentir su aroma y saber que estaban intentando conectarse con ellos. 
  • Leyenda del mundo árabe. Una leyenda árabe cuenta la historia de cómo el olíbano se convirtió en una sustancia mágica. Se dice que un día, un hombre caminaba por el desierto y encontró un árbol de olíbano. El hombre estaba muy cansado y sediento, así que se sentó a la sombra del árbol. La luz se convirtió en un ángel que le dijo al hombre que el olíbano tenía propiedades mágicas. El ángel también le dijo que podía usar el olíbano para atraer la buena suerte, la protección y la sanación. 
  • Leyenda del Ave Fénix. Una leyenda sobre el olíbano cuenta la historia del Ave Fénix, el mítico pájaro que renace de sus propias cenizas. Pues según la leyenda, la resina del olíbano es el material que el Ave Fénix utilizaba para construir su nido. 
  • Leyenda del Árbol de la Vida. Otra leyenda sobre el olíbano cuenta la historia del Árbol de la Vida. Este es el árbol que crece en el Jardín del Edén y, según la leyenda, el olíbano fue la sustancias con la que se creó el Árbol de la Vida. 

 

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Categorías
Últimas publicaciones