¿Para qué sirve el ácido hialurónico en Odontología?

El ácido hialurónico es un componente que se encuentra de forma natural en el cuerpo, porque el propio organismo es el que lo produce, pero con el paso del tiempo y la edad el cuerpo va reduciendo su producción.

Los odontólogos recomiendan los tratamientos con ácido hialurónico, ya que son pocos invasivos. Es un componente muy utilizado en la medicina estética ,y cada vez más demandado en la odontología, porque ofrece múltiples beneficios.

El ácido hialurónico trata algunas afecciones bucodentales, aunque también se usa para mejorar la estética dental.

Propiedades del ácido hialurónico

Tiene la capacidad para atraer y retener el agua, haciendo que los tejidos se mantengan hidratados, pero con el envejecimiento la piel y los tejidos pierden hidratación y elasticidad, por lo que una persona con 50 años de edad solo le queda el 50% de ácido hialurónico en su organismo.

Aunque una alimentación saludable y buenos hábitos pueden evitar su degradación. Es un componente muy demandado en la cosmética, en la medicina regenerativa, traumatología, etc. La odontología también lo utiliza para realizar tratamientos de ácido hialurónico en boca y encías, porque es un buen aliado para la salud bucodental.

Wikipedia explica que el ácido hialurónico puede eliminar los radicales libres y puede acelerar la recuperación de las articulaciones después de un esguince de tobillo.

En 1934 Karl Mayer y John Palmer, dos doctores de la Universidad de Columbia, descubrieron el ácido hialurónico en los ojos de una vaca. Aunque fue en 1942 cuando se utilizó por primera vez con fines comerciales

En los años 70 se creó el primer producto de uso médico constituido a base de este compuesto y fue utilizado en oftalmología. En 1996 se utilizó por primera en el sector de la cosmética.

Beneficios del ácido hialurónico en Odontología

Los beneficios del ácido hialurónico para los tratamientos dentales son:

Regeneración de encías

Los profesionales de la Clínica Dr.Clavero aseguran que el ácido hialurónico tiene grandes propiedades de regeneración celular, característica muy útil para reconstruir y recuperar zonas dañadas de las encías. También puede ser empleado en el ámbito odontológico para rellenar las papilas interdentales.

Cuando los profesionales hablan sobre las papilas interdentales, se refieren a esos pequeños huecos que se forman entre los dientes debido a la falta de encía. El objetivo es mejorar la estética de la sonrisa, para que el paciente vuelva a sonreír.

Con este componente puedes corregir la sonrisa gingival, es que cuando sonríes puedes mostrar mayor cantidad de encías, sin necesidad de una intervención quirúrgica. El ácido hialurónico disminuye la exposición gingival.

Aceleración de la cicatrización

Otra de sus ventajas es que acelera los procesos de cicatrización y disminuye la inflamación de las zonas afectadas. Si el paciente tiene una cicatrización más rápida después de una intervención quirúrgica, es muy favorable porque reduce el riesgo de una infección.

Reduce la disfunción de la articulación temporomandibular

La articulación temporomandibular se encarga de conectar la mandíbula con la parte lateral de la cabeza. Cuando el paciente siente un dolor muy intenso en cara, mandíbula y cuello, es porque existe un problema en esta articulación.

El profesional aplica de forma intraarticular el ácido hialurónico en esta zona, para reducir el desgate de la articulación, por lo que mejora el movimiento, también se lubrica la articulación y frena el avance de la enfermedad. Al tener propiedades antiinflamatorias, el paciente no tendrá tanto dolor.

Curación de llagas y úlceras orales

Este componente es perfecto para curar llagas y úlceras orales, ya que ayuda en la cicatrización. El paciente tiene una curación más rápida y conseguirá una sonrisa sana.

Regeneración tisular periodontal

El ácido hialurónico trata la regeneración tisular en lesiones periodontales, por su poder antiinflamatorio y antibacteriano.
También, es necesario inyectar el ácido hialurónico, después de una rehabilitación mediante una prótesis dental o implantes. Es aconsejable dar volumen para recuperar la falta de los tejidos perdidos.

El ácido hialurónico no duele cuando se aplica, sino que el paciente nota una sensación de alivio. Otro de sus beneficios es que no produce contraindicaciones ni efectos adversos, ya que es muy seguro.

¿Por qué es importante tener una dentadura sana?

El Consejo General de Dentistas explica que seguir una dieta sana, baja en azúcar, sal, grasas, y alta en frutas y verduras, reduce las enfermedades bucodentales y contribuye a una buena salud general.

Hay que cepillarse los dientes con pasta dentífrica fluorada, como mínimo, dos veces al día, y usar seda dental o cepillo interdental. Esta demostrado científicamente que una dentadura con sarro en los dientes y enfermedad periodontal, tiene alta relación con enfermedades cardiovasculares y diabetes, entre otras.

La salud bucodental está relacionada con la salud cardiovascular, porque los pacientes que sufren enfermedades en las encías tienen entre un 25 y un 50% más probabilidades de padecer patologías cardiovasculares.

Es importante tener unos dientes bien alineados dentro de la arcada para masticar mejor. Una dentadura sana y perfecta mejora la seguridad del paciente y transmite una imagen de bienestar.

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Categorías
Últimas publicaciones