Hacer una mudanza nosotros mismos es fácil si nos organizamos bien

Ahora más que nunca, a lo largo de nuestras vidas nos cambiamos varias veces de casa y es que, si antaño nacíamos en la de nuestros padres o abuelos y nos quedábamos en ella hasta heredarla, en la actualidad esto ya no es así. Esto se debe a que hoy en día ya somos muchas las personas que vivimos de alquiler, pero no solo eso, sino que incluso quienes tienen casa en propiedad ven como sus hijos abandonan el nido para emprender su propia vida llegada una cierta edad.

Ahora más que nunca, a lo largo de nuestras vidas nos cambiamos varias veces de casa y es que, si antaño nacíamos en la de nuestros padres o abuelos y nos quedábamos en ella hasta heredarla, en la actualidad esto ya no es así. Esto se debe a que hoy en día ya somos muchas las personas que vivimos de alquiler, pero no solo eso, sino que incluso quienes tienen casa en propiedad ven como sus hijos abandonan el nido para emprender su propia vida llegada una cierta edad.

Esto se traduce en que ahora es mucho más habitual que antes el hecho de que llevemos a cabo mudanzas y para la gran mayoría de nosotros escuchar esta palabra significa que nos empiece a doler la cabeza. Sin embargo, hacer una mudanza organizada y fácil es posible gracias a una serie de consejos que os vamos a dar y teniendo en cuenta que siempre debéis contar con los mejores profesionales. En este sentido, si os trasladáis lejos de vuestro lugar actual de residencia, nosotros os recomendamos que os pongáis en manos de Star Cargo para que ellos os ayuden en el traslado de la mercancía, dado que todo lo demás, con nuestros tips, será pan comido. Así que, sin más dilación, os presentamos los mejores consejos para hacer la mudanza nosotros mismos:

  • Habilita un espacio cómodo para hacer las cajas, con la cinta de embalar, los cartones y todas las herramientas que vayas a necesitar, así podrás hacerlo con seguridad y sin perder la tranquilidad por no encontrar las tijeras o el plástico de burbujas.
  • La cocina y el salón son las habitaciones que más tiempo lleva empaquetar, especialmente la cocina con los pequeños electrodomésticos y las vajillas. Es una buena idea empezar por éstas. Una recomendación para guardar platos es organizarlos con cartones y colocarlos en vertical, ya que se minimiza el riesgo de rotura. Protege bien todo lo que sea rompible, no solo con burbujas o textiles, sino comprobando que las cajas están bien llenas, sin bolsas de aire o huecos que permitan a los objetos moverse durante la mudanza. Recuerda señalizar bien aquellas cajas con objetos frágiles, que sean fácilmente reconocibles desde todos los ángulos.
  • Con el turno de los muebles puedes barajar distintas opciones: moverlos tal cual, de una pieza si es posible. Si tiene cajones, saca los cajones completos para reducir el peso del propio contenedor y fórralos con papel film. De esa manera puedes moverlos sin vaciarlos. Puedes necesitar desmontarlos, bien por peso o por cuestiones de logística. A veces es la mejor manera de protegerlos; eso sí, guarda los tornillos y piezas pequeñas que necesitarás para volver a montarlos en una pequeña bolsa de las de tipo ziploc o de congelación, ciérrala e identifícala. Ten a mano una caja donde organizar estas bolsas, así como los cables y puedes compartimentarla para evitar desorden utilizando rollos de cartón del papel higiénico.
  • La ropa puedes meterla con las propias perchas en grandes bolsas de basura o en portatrajes. Ayúdate de un burro o de una barra con rueditas, te simplificará muchísimo el cambiarlo todo de un armario a otro. Tienes este tipo de soportes incluso en áreas comerciales como Ikea o Leroy Merlin, y merecerá mucho la pena. Además, en este sentido, las empresas de mudanzas cuentan con unas cajas específicas para ropa, que también son muy prácticas.
  • Cables y elementos electrónicos. Para asegurarte que podrás conectar todo de nuevo fácilmente además de tener todos los elementos guardados, identificados y organizados, es ideal que saques fotografías antes de desmontar, ya que de esa manera sabrás cómo y dónde enchufar cada cosa sin quebraderos de cabeza.
  • Reserva las maletas con ruedas para elementos con mucho peso, de esa manera será más fácil transportarlas y menos riesgo para tus lumbares.
  • Embala habitación por habitación, de manera ordenada. Es mejor ir cerrando etapas en vez de tener todo patas arriba, lo que lleva a la desmotivación y el desorden.
  • Organiza la mudanza cuando puedas disponer de tiempo: en fin de semana o solicitando algún día libre. Además, revusa el convenio de tu empresa ya que es posible que te corresponda algún día libre por motivo de traslado.
  • Piensa en tu mascota con antelación. La mudanza también puede ser estresante para los animales. En este sentido, contrata a un cuidador de mascotas o solicita ayuda a alguien en quien confíes para hacerse cargo del animal ese día o incluso el siguiente.

No te olvides de los alimentos del congelador

Descongela el congelador con tiempo, al menos 1 día antes, y evita ir al súper durante los últimos días para no tener que transportar más de lo necesario. Es posible que organices un pedido en tu tienda habitual para el día después de la mudanza y que te lo entreguen directamente en tu nueva vivienda. De esta forma no debes preocuparte de hacer compras en medio del traslado.

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Categorías
  • Arte
  • Cine y TV
  • Cuídate
  • Cultura
  • Hazlo tu mismo
  • Moda
  • Música
  • Tendencias sociales
Últimas publicaciones

¿Cómo elaborar tus propios empaques para tus productos?

Sabemos que emprender en un negocio no es nada fácil. Que no todos contamos con el presupuesto ni el equipo,…

Cómo reparar goteras en el techo paso a paso

Las goteras son un problema en una casa que se puede solucionar de manera fácil en algunos casos. Pero que…

Cómo pintar la fachada de tu casa paso a paso

Pintar la fachada de una casa parece un trabajo bastante complicado. Pero si se siguen los pasos de manera correcta…