¿Qué es la punción seca?

La punción seca es un método de tratamiento utilizado por fisioterapeutas. Implica el uso de agujas delgadas, parecidas a las utilizadas en la acupuntura, para tratar puntos específicos de dolor en los músculos y fascias llamados puntos gatillo miofasciales. Estos puntos son áreas de tejido muscular que se encuentran tensas y doloridas.

Como explican desde Icoa, el objetivo es “generar una estimulación de ese punto haciendo una reprogramación neuromuscular mediante una leve inflamación de la zona donde se encuentra ese nódulo, para que así nuestro cuerpo repare el tejido de la zona y, con ello, desaparezca el nódulo de la banda muscular y que funcione con normalidad”.

¿Cómo funciona?

El mecanismo de acción de la punción seca aún no se conoce completamente, pero se cree que funciona de varias maneras:

  • Estimulación mecánica: la inserción de la aguja en el punto gatillo provoca una respuesta de espasmo local, lo que ayuda a liberar la tensión muscular y a mejorar la circulación sanguínea.
  • Respuesta neurofisiológica: la punción seca estimula la liberación de endorfinas, que son analgésicos naturales producidos por el cuerpo. También puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor.
  • Efecto placebo: algunos estudios sugieren que parte del éxito de la punción seca puede atribuirse al efecto placebo. Sin embargo, incluso si este es el caso, la punción seca sigue siendo una herramienta eficaz para el tratamiento del dolor miofascial.

Beneficios de la punción seca

La punción seca es una técnica de fisioterapia que utiliza agujas finas para tratar puntos gatillo miofasciales. Estos puntos son áreas de tejido muscular que se encuentran tensas y doloridas, y que pueden ser la causa de diversos problemas, como dolor, rigidez, fatiga y disminución del rango de movimiento.

  • Alivio del dolor: la punción seca es eficaz para el tratamiento del dolor musculoesquelético, incluyendo dolor agudo y crónico, dolor de espalda, dolor de cuello, dolor de cabeza, tendinitis, fibromialgia y síndrome del túnel carpiano.
  • Mejora de la movilidad: la punción seca puede ayudar a mejorar el rango de movimiento articular al reducir la tensión muscular y el dolor.
  • Aumento de la flexibilidad: puede ayudar a hacer que los músculos sean más flexibles, lo cual es útil para deportes y otras actividades físicas.
  • Reducción de la inflamación: puede ayudar a disminuir la inflamación y el dolor causados por condiciones como tendinitis, bursitis y otras enfermedades inflamatorias.
  • Aceleración de la recuperación:  puede ayudar a que te recuperes más rápido de lesiones musculares y deportivas.
  • Disminución del estrés: puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad al relajar los músculos y mejorar la circulación sanguínea.
  • Efecto analgésico natural: estimula la liberación de endorfinas, que son analgésicos naturales que produce el cuerpo.
  • Eficacia a largo plazo: los efectos positivos de la punción seca pueden durar semanas o incluso meses.
  • Procedimiento seguro: la punción seca es generalmente segura cuando la realiza un fisioterapeuta calificado.
  • Mínimamente invasiva: es una técnica mínimamente invasiva que no requiere anestesia.

¿Para qué se utiliza?

La punción seca se utiliza para tratar una amplia variedad de condiciones, incluyendo:

Dolor musculoesquelético

  • Dolor agudo y crónico: la punción seca puede ser eficaz para tratar el dolor muscular causado por sobrecargas, lesiones o tensión.
  • Fibromialgia: la fibromialgia es una condición que causa dolor generalizado y fatiga. Con la punción seca es posible reducir el dolor y en consecuencia, mejorar la calidad de vida de las personas que la sufren.
  • Síndrome del túnel carpiano: sus síntomas son dolor, entumecimiento y hormigueo que afecta a las manos y los dedos. Gracias a la punción seca se pueden reducir considerablemente los síntomas.
  • Tendinitis: la tendinitis es una inflamación de un tendón. La punción seca puede ayudar a disminuir la inflamación y el dolor causados por la tendinitis.
  • Dolor lumbar: la punción seca puede ser eficaz para el tratamiento del dolor lumbar, tanto agudo como crónico.
  • Dolor cervical: la punción seca puede ayudar a aliviar el dolor de cuello causado por contracturas musculares, tensión o latigazo cervical.
  • Dolor de cabeza y migraña: la punción seca puede ser eficaz para el tratamiento de las cefaleas y migrañas, especialmente cuando se combina con otras técnicas de fisioterapia.

Disfunciones del movimiento

  • Limitación del rango de movimiento: puede contribuir a aumentar la movilidad articular al disminuir la tensión muscular y el dolor, lo que permite una mayor libertad de movimiento.
  • Mejora de la flexibilidad: puede contribuir a aumentar la flexibilidad muscular, lo cual es beneficioso para la práctica deportiva y otras actividades físicas.

Otras aplicaciones

  • Preparación física: puede ser aplicada para preparar a los atletas antes de la competición, lo que ayuda a prevenir lesiones y a mejorar su desempeño.
  • Recuperación postoperatoria:  puede contribuir a acelerar la recuperación tras una cirugía, reduciendo el dolor y la inflamación.
  • Estrés: puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad al relajar los músculos y promover una mejor circulación sanguínea.

¿Es segura la punción seca?

Sí, en general, la punción seca es considerada segura cuando es realizada por un fisioterapeuta debidamente capacitado y experimentado. Los fisioterapeutas están bien entrenados en anatomía humana y en el uso adecuado de la punción seca. Además, siguen estrictos protocolos de higiene para prevenir infecciones. Si estás considerando la punción seca como parte de tu tratamiento, es importante consultar con un profesional de la salud para determinar si es adecuada para ti y para abordar cualquier preocupación que puedas tener.

No obstante, los riesgos asociados con la punción seca son pocos y leves. De hecho no es frecuente que se produzcan.  Algunos de los posibles efectos secundarios pueden ser:

  • Dolor leve en el sitio de la punción: este dolor suele ser temporal y desaparece por sí solo en unos pocos días.
  • Hematoma: en raras ocasiones, la aguja puede pinchar un vaso sanguíneo pequeño, lo que puede causar un pequeño hematoma.
  • Mareos o náuseas: estos síntomas son muy poco frecuentes y generalmente se deben a la ansiedad del paciente.

Existen algunas contraindicaciones para la punción seca:

  • Hemofilia u otros trastornos de la coagulación: las personas con estos trastornos tienen un mayor riesgo de sangrado.
  • Infecciones en la piel: la punción seca puede introducir bacterias en la piel y causar una infección.
  • Embarazo: se recomienda evitar la punción seca durante el primer trimestre del embarazo.

¿Cuánto dura el tratamiento de punción seca?

La duración del tratamiento de punción seca varía según varios factores, incluyendo:

La condición que se está tratando

  • Dolor agudo: el dolor agudo, como el causado por una lesión o sobrecarga muscular, suele responder más rápidamente a la punción seca que el dolor crónico. En algunos casos, puede ser suficiente con una sola sesión para obtener un alivio significativo del dolor.
  • Dolor crónico: el dolor crónico, como el causado por fibromialgia o síndrome del túnel carpiano, puede requerir más sesiones de punción seca para lograr un alivio duradero del dolor. En general, se necesitan de 3 a 5 sesiones para ver resultados.

La gravedad de la condición

  • Dolor leve: el dolor leve suele responder más rápidamente a la punción seca que el dolor intenso.
  • Dolor intenso: el dolor intenso puede requerir más sesiones de punción seca para lograr un alivio significativo del dolor.

La respuesta individual al tratamiento

Algunos pacientes experimentan un alivio inmediato del dolor después de la primera sesión de punción seca. Otros pacientes pueden tardar varias sesiones para ver resultados.

El número de puntos gatillo que se necesitan tratar

Si solo hay uno o dos puntos gatillo que se necesitan tratar, el tratamiento será más corto. Si hay muchos puntos gatillo que se necesitan tratar, el tratamiento será más largo.

La frecuencia de las sesiones

Las sesiones de punción seca se pueden realizar una vez a la semana, dos veces a la semana o incluso más.

La frecuencia de las sesiones dependerá de la condición que se esté tratando y de la respuesta individual del paciente al tratamiento.

En general, la mayoría de los pacientes experimentan una mejoría significativa del dolor después de 3 a 5 sesiones de punción seca. Sin embargo, algunos pacientes pueden necesitar más sesiones para obtener un alivio completo del dolor.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

El número de sesiones de punción seca que se necesitan depende de varios factores, como:

  • La gravedad de la lesión: si la lesión es leve, es posible que solo se necesiten unas pocas sesiones. Sin embargo, si la lesión es más grave, es posible que sea necesario aumentar el número de sesiones. 
  • La ubicación de la lesión: algunas áreas del cuerpo son más difíciles de tratar que otras. Por ejemplo, los puntos gatillo en la espalda pueden ser más difíciles de alcanzar que los puntos gatillo en el brazo.
  • La respuesta del paciente al tratamiento: algunos pacientes responden mejor al tratamiento que otros. En general, los pacientes que son más activos y que siguen las instrucciones de su fisioterapeuta suelen tener mejores resultados.

En general, se pueden necesitar entre 1 y 10 sesiones de punción seca para obtener resultados. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esto es solo una estimación. El número de sesiones que se necesitan puede variar de un paciente a otro.

En la punción seca superficial, se suele establecer una pauta de 9 sesiones a días alternos. Si tras la 3ª sesión el paciente no encuentra mejoría, se recomienda pasar al tratamiento con punción profunda.

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Categorías
Últimas publicaciones