Te enseñamos la manera definitiva de mantener tu hogar seguro (¡y fresquito!) durante el verano.

Llega el verano y con él llegan muchas cosas que nos fastidian incluso en nuestra propia casa.

Si, se supone que en casa nos debemos sentir resguardados del ruido, del calor, el bullicio de los centros comerciales y todo lo que nos abruma del verano en general.

La sorpresa llega justo cuando nos encontramos con insectos que amenazan con invadir nuestro hogar y con sufrir un calor abrasador que no se va ni de noche ¡Madre mía! ¿Es que acaso no podemos descansar ni en nuestra casa?

Bueno, pues no sufras porque en este artículo vamos a darte unos consejos para mantener la casa fresca durante el verano y combatir esos insectos tan insistentes que rompen por completo nuestra tranquilidad.

Formas de mantener la casa fresca durante el verano.

Mantener la casa fresca en verano puede parecer todo un desafío, especialmente en casas ubicadas en zonas donde las temperaturas son muy altas. La factura de la luz puede dispararse al usar el aire acondicionado y para más inri, en el peor de los casos el fresquito no durará ni media hora en nuestro salón.

Por ello debes estar atento a los siguientes consejos que te ayudarán a mantener tu hogar fresco durante las altas temperaturas:

  • Opta por la ventilación natural

A veces nos da la terrible sensación de que entra fuego por la ventana ¡no abras las ventanas entonces! Lo más sensato para ahorrar es usar ventilación natural, pero sólo durante las horas más frescas del día (o de la noche).

Si el sol está pegando muy fuerte, cierra las cortinas o persianas para evitar que el sol caliente la casa. En este punto te vamos a aconsejar que visites el catálogo de persianas de Rolltec Cerramientos, ya que colocar persianas es muy beneficioso para proteger nuestro hogar del calor del exterior.

  • Usa ventiladores.

Los ventiladores son una opción económica y efectiva para refrescar una habitación. Puedes utilizarlos junto con la ventilación natural para aprovechar las corrientes de aire fresco.

  • Aire acondicionado.

¡Ojo! El aire acondicionado no funcionará de nada si la habitación no está bien aislada térmicamente. Esto quiere decir que, si el techo o las paredes no están protegidos contra el calor, éste entrará igualmente atravesando los muros (sí, es difícil de comprender, pero pasa)

Además, si la habitación tiene fugas o rincones donde el aire puede escaparse, sólo estaremos fresquitos mientras el aire esté encendido, descartando así cualquier posibilidad de mantener la casa fresquita.

  • Toldos o estores.

Instala toldos o estores en las ventanas que reciben sol directo para reducir la cantidad de calor que entra en la casa. Las persianas pueden actuar contra el mismo de igual manera, tal y como dijimos en el punto anterior.

  • Usa plantas.

Las plantas pueden servir para mucho, además de para decorar tu hogar.

Estos maravillosos seres vivos pueden ayudar a refrescar tu casa y reducir la temperatura. De hecho, las plantas con hojas grandes y densas pueden proporcionar sombra y humedad, por lo que la temperatura se reduce considerablemente.

  • Apaga los electrodomésticos.

Muchas veces los mismos aparatos electrónicos y los electrodomésticos son los que emiten calor, por lo que es recomendable apagarlos cuando no los estás utilizando para reducir el calor en la casa.

  • Utiliza luces LED.

Las luces LED producen menos calor que las bombillas incandescentes, por lo que, si necesitas encender las luces durante el día, es recomendable utilizar luces LED para mantener la casa más fresca.

Siguiendo estos consejos, puedes mantener tu casa fresca durante los meses de verano sin tener que gastar demasiado dinero en electricidad o aire acondicionado. Por desgracia, estos consejos solo sirven para mantener tu casa fresca, por lo que sigue quedando la otra amenaza… ¡Los insectos!

¿Cómo podemos mantener la casa libre de insectos en verano?

Sí, los que escribieron este artículo del diario La Razón saben de sobra de qué manera favorecen las altas temperaturas a la proliferación de plagas en nuestro hogar.

El verano ayuda a que estos insectos se multipliquen fácilmente y quieran entrar en nuestra casa a buscar alimento y comida.

¿Cómo podemos defendernos de ellos? Siguiendo estos consejos, puedes mantener tu casa segura:

  • Asegúrate de mantener las puertas y ventanas cerradas.

Mantener las puertas y ventanas cerradas durante las horas en que los insectos son más activos puede ayudar a prevenir su entrada en la casa. Otro consejo estrella que puedes seguir es instalar mosquiteras en las ventanas y puertas para evitar que entren mosquitos y otros insectos.

  • ¡Limpia regularmente!

Cuidado, los insectos se sienten atraídos por la suciedad y los desechos.

Usa la limpieza como método de defensa contra ellos aspirando y limpiando regularmente, especialmente en las áreas donde es más probable que se acumulen los insectos, como debajo de los muebles y las alfombras.

  • Repara los agujeros y grietas que pueda haber en tu casa.

Inspecciona a fondo tu hogar en busca de agujeros y grietas en las paredes, techos, ventanas y puertas, y sella cualquier abertura para evitar que los insectos entren.

  • Usa repelentes naturales.

Entre ellos puedes encontrar aceites esenciales de menta o eucalipto, o plantas como la citronela y el romero, para mantener alejados a los insectos.

  • Evita ante todo la acumulación de agua.

Los insectos necesitan agua para sobrevivir, por lo que es importante evitar la acumulación de agua estancada en tu hogar. Vacía los platos de las macetas, limpia los canalones y desagües, y asegúrate de que no haya fugas de agua en la casa.

Siguiendo estos consejos, estamos seguros de que podrás mantener tu hogar libre de insectos durante el verano, además de conseguir que esté fresquita ¡que tengas un feliz verano!

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Categorías
Últimas publicaciones